El timador timado – Great Pretender – Serie Netflix – Crítica – Un fresco y desenfadado anime

El timador timado (prefiero su título original, Great Pretender, ya que el que le han puesto aquí deja de tener sentido después de su primer episodio…) es una serie anime exclusiva de Netflix, ya que últimamente hay un gran interés de la popular plataforma por traer más productos de animación, en este caso directamente desde Japón (de ahí lo de anime), lo cual suele ser sinónimo de calidad.

La premisa es bastante curiosa, ya que estamos ante una comedia sobre timadores, repleta de enredos y engaños, siendo aparentemente un producto tan fresco como desenfadado. Una vez vista (son catorce episodios de apenas veinte minutos cada uno), puedo confirmar que esto se cumple, aunque con algunos pequeños contras por el camino.

La animación es fabulosa, aunque algo me dice que no será para todos los gustos. El diseño y animaciones de los personajes son de un marcado corte clásico (incluso me resultan familiares), aunque el premio gordo está en los exteriores y paisajes mostrados en la serie, con unos trazos y paleta de colores tan espléndidos como arriesgados, habiendo un fuerte contraste con el resto del conjunto. A mí me ha encantado este apartado, pero entiendo que no sea para todos los gustos.

En cuanto a la historia, el piloto cumple la máxima de toda serie que quiera captar la atención, que no es otra cosa que ofrecer un primer episodio que enganche, y eso es gracias a una buena presentación de personajes, dejándonos con ganas de más. Lamentablemente ése es su mayor problema, ya que los dos primeros episodios son muy amenos y tienen mucha chispa, pero luego entran en tramas emotivas y dramáticas que ralentizan el ritmo de la historia, y hacen perder algo de frescura a la propuesta.

Pero esto tampoco es nada alarmante, ya que cada cinco episodios cambia la trama, aunque manteniendo a los mismos protagonistas, en un movimiento tan acertado como inteligente, ya que aporta dinamismo a la serie, haciendo que nunca haya espacio para el aburrimiento y que nos interesemos por los timos que nos presentan, casi siempre jugando la carta del misterio.

El protagonista está muy bien perfilado, siendo un personaje plagado de matices, con el que te encariñas enseguida y con el que se empatiza sin problemas, algo clave en un producto de estas características. Los enigmáticos secundarios no se quedan atrás, notándose que ha habido un mimo en la historia por parte de los responsables de la producción.

Mención especial a la excelente banda sonora (plagada de ritmos de jazz, lo que le viene de perlas a la serie) o al opening (una maravilla) y ending, este último dejando bien claro la referencia (pista: canción de Queen).

Y tampoco quiero olvidarme del más que convincente doblaje en español, por la que la puedes ver en ese idioma sin ningún temor. Lo digo por cierto caso reciente en el que Netflix ha metido la pata hasta el fondo, pero por suerte aquí han considerado que no era necesario. Salvados…

En conclusión, estamos ante una serie anime que da lo que promete y que sirve para pasar un rato distendido, con unos personajes muy logrados y con unos episodios tan entretenidos como interesantes. Lástima que no se mantenga la garra de los primeros episodios, pero sigue siendo una buena opción si te gusta el género o la animación japonesa. Recomendable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: