Orígenes secretos – Película Netflix – Crítica – Un singular y entretenido thriller al que le falta algo de chispa

portada

Desde que supe de la existencia de este peculiar thriller español (con el polémico adelanto en el Día del Orgullo Friki), tuve bastante curiosidad en el mismo. Y es que Netflix adquirió esta adaptación de una popular novela (que ya dejo claro que no he tenido la oportunidad de leer) de David Galán Galindo que, por cierto, también es el director y guionista (esto último junto a Fernando Navarro) de la película.

Sobra decir que es maravilloso que el responsable del material original se haga cargo de la producción, más que nada porque es algo que no suele ocurrir, ofreciendo más confianza en el producto, con el correspondiente alivio y tranquilidad de los lectores que quedaron satisfechos con la novela. La verdad es que es el sueño de cualquier escritor, las cosas como son.

Dicho esto, toca valorar si estamos ante una propuesta refrescante y recomendable, o más bien ante un thriller insustancial que no aporta nada al género. Pues ni lo uno ni lotro, ya que en realidad la película supone un soplo de aire fresco en el panorama cinematográfico español (que tanta falta hace), aunque se queda un poco a medias en sus intenciones, al faltarle algo de garra al conjunto final. Pero vayamos por partes.

origenes-secretos-3-1024x683

La dirección de Galán es intachable, luciendo todo estupendamente con una lograda estética lúgubre, combinada con el colorismo del mundo de los cómics, en una fusión de estilos que dota al film de un aire moderno y novedoso. No he visto el resto de la filmografía de Galán, pero se nota su buena mano en el producto que nos ocupa. Mención especial al excelente maquillaje, que nada tiene que envidiar a propuestas de mucho más presupuesto.

En cuanto al guion, se nota un esfuerzo por parte de sus responsables en ofrecernos algo diferente, pero no logran que olvidemos que estamos ante un homenaje al clásico de culto Seven, pero con el mundo de los cómics como telón de fondo, lo que de por sí es tan singular como interesante, aunque si obviamos ese elemento todo suena a ya visto. También es cierto que quizás la película peque de predecible, a pesar de la originalidad de los asesinatos, pero es que hay demasiados elementos que se ven venir de lejos.

5645571

Por otro lado, a la película le falta humor, tomándose demasiado en serio a sí misma. Cuando por el fin logra desmelenarse, dando un giro que seguramente no sea del gusto de todos los espectadores, no aprovecha todas sus posibilidades, manteniendo la seriedad impuesta desde el inicio del visionado, cuando quizás una premisa semejante daba para una comedia gamberra, y no un thriller donde abunda el dramatismo.

Los personajes funcionan, estando bien desarrollados y con los que se simpatiza casi desde un primer momento, pero les falta algo de chispa, en especial al especialista en cómics, que podría haber sido el alivio cómico de la función, quedándose finalmente en una declaración de intenciones que cae simpático pero que tampoco destaca especialmente, siendo mucho más interesante y logrado el personaje principal.

En cuanto al reparto, tenemos a un convincente Javier Rey, con un personaje nada sencillo y del que sale airoso, a un siempre solvente Antonio Resines, como secundario de lujo y que quizás debería haber tenido más minutos, a un hilarante Ernesto Alterio, al que se le da de miedo hacer este tipo de papeles, le pese a quien le pese, y a un sorprendente Leonardo Sbaraglia, en un personaje fugaz y que quizás también demandaba más minutos.

imagen_del_rodaje_de_origenes_ocultos

Me chirría un poco más Brays Efe, al que se le nota un esfuerzo por ofrecer un registro distinto al que nos tiene acostumbrados, pero al que quizás le quede grande el personaje, desaprovechando la oportunidad de pasárselo en grande, o una Verónica Echegui a la que le cuesta creerse el personaje (que es un caramelo, pero la actriz tampoco lo sabe aprovechar), notándose que no está demasiado a gusto con el mismo. No seré yo el que diga que son errores de casting, pero quizás se tendría que haber revidado este punto, ya que sus papeles demandaban algo de guasa y vis cómica, y ambos actores no la tienen (al menos en esta producción). De Carlos Areces poco se puede decir, ya que es más bien un cameo.

Sería injusto olvidarnos de la estupenda banda sonora, que dota al film de un aire épico que le sienta de lujo, aparte de unas conseguidas melodías para los instantes de suspense, en otro claro homenaje al clásico de David Fincher. Una producción cuidada en todos sus aspectos, desde luego.

En conclusión, estamos ante una película decididamente friki (lo digo en el buen sentido, ya que yo lo soy), que encantará a los aficionados del mundo del cómic (también culpable), y que supone una opción bastante singular y diferente para pasar un buen rato, aunque es una pena que la película sea tan seria y coquetee con la comedia en tan pocos momentos, en vez de abrazar la hilaridad de la propuesta sin complejos de ningún tipo. Tan entretenida y correcta como carente de garra, aunque se valoran sus intenciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: