Black is King – Disney Plus – Crítica – El álbum visual de Beyoncé es una caótica y sobrevalorada sucesión de videoclips y momentos pedantes excesivamente alargada

beyonce-black-is-king-disney-plus

Con un 100% en Rotten Tomatoes (es decir, que todos los críticos profesionales han coincidido por unanimidad en que estamos ante algo sobresaliente) ha llegado a la plataforma de Disney Plus este álbum visual, de casi hora y media de duración y dirigido y protagonizado por Beyoncé. Debo dejar bien claro que desde el principio me chirrió esa impresionante valoración, y más en un producto de estas características, capitaneado por la popular cantante. Claro que, después de ver cómo inflan las notas de otros productos de la misma índole, poco me sorprende, temiéndome lo peor.

Una cosa queda clara después de su visionado, y no es otra que el hecho de que los críticos profesionales y bastante parte del público está dispuesto a alabar y aplaudir cualquier producción que lleve el Black en su título o en su temática. Basta  ver cómo se entusiasmaron sobremanera con la fallida y decepcionante última película de Spike Lee, Da 5 Bloods, la cual ya nadie recuerda, más que nada porque es más que olvidable, por mucho que los críticos engañasen con sus positivas reseñas a la gente.

Y es que el mundo está cambiando a marchas forzadas, a veces para bien (el racismo es una lacra que debemos erradicar, eso lo sabemos todos los que tenemos dos dedos de frente) y otras para mal, con la temida censura o el miedo a decir lo que pensamos. Algo me dice que es exactamente lo que ha pasado con este alargado y bastante insufrible videoclip, ya que me cuesta creer que haya gustado a todos y cada uno de los críticos que la han visto, cuando son los mismos que machacan videoclips y canciones pop sin piedad alguna (y os aseguro que la película está plagado de esto último).

XmHAQc2pCXkLzMHJ2ogzRf

Pero no os preocupéis, aquí está este humilde servidor para dar su más sincera opinión, como siempre he hecho, sin miedo a reproches de ningún tipo, aunque no sea un crítico profesional ni cobre por ello (quizás eso me permita ser sincero, quién sabe). Y es que todavía intento recomponerme del insufrible y pretencioso espectáculo que ha acontecido ante mis ojos.

Y si hay otra cosa que deja claro el álbum visual, es que Beyoncé está encantada de haberse conocido, dirigiendo un proyecto donde es la absoluta protagonista, por mucho que aparezca un niño que se presupone es Simba, y que parece más diseñado para su propio deleite que no para engrandecer el mito y la historia de África y sus habitantes (que es como se ha promocionado).

Y hablando de Simba, los momentos que pretenden emular la película de El Rey León (más bien el terrible e innecesario remake, no el clásico que no necesitaba revisión alguna) son bochornosos, como el momento estampida o con un proyecto de Scar gritando a cámara. De verdad, después del espantoso remake digital del año pasado, ¿era necesario cebarse todavía más de esta forma? Jamás entenderé la intención de vincular este álbum de Beyoncé con el film, a no ser que sea por motivos puramente promocionales con la intención de atraer a los fans de la nueva versión.

beyonce

Por supuesto todo luce magníficamente, eso nadie lo niega, notándose el gran presupuesto, ya sea en el llamativo vestuario o en las cuidadas coreografías, así como el trabajo detrás de las cámaras, pero la verdad es que habría que ser un verdadero inútil para que un lugar como África luzca mal, teniendo casi todo el mérito de la función los preciosos lugares en los que han rodado. Y que nadie se lleve a equívoco. No estamos ante una película ni ante un documental, sino más bien ante una sucesión de videoclips. Ni más ni menos.

Es todo muy bonito, pero el mensaje que quieren transmitir es bastante confuso, con no pocos momentos innecesariamente pedantes, pretenciosos y soporíferos, con una voz en off de la cantante a modo de reflexión que no hace más que transmitir la extraña sensación de que estamos ante un viaje psicodélico del que es casi imposible escapar, y más con lo eterno que se hace. ¿De verdad era necesaria más de una hora para esto? Ya os digo yo que no…

Y sí, algunas de las canciones suenan bien y son pegadizas, pero nada que justifique su visionado o su excesiva duración, siendo un experimento sólo apto para los fans de la artista o los que antepongan las corrientes actuales a sus gustos propios, que no son pocos, lamentablemente.

BLACK IS KING PRESS IMAGE

En conclusión, estamos ante un experimento no apto para todos los gustos, con una promoción diseñada para que aplaudas el producto sin rechistar, y que seguramente sólo unos pocos nos atrevamos a decir lo que pensamos, que no es otra cosa que se trata de una producción totalmente sobrevalorada. Es cierto que visualmente cumple con creces, pero no deja de ser una caótica sucesión de videoclips ya vistos, realizados para engrandecer todavía más la imagen de la diva y que ha llegado en el momento justo.

Respeto si te gusta y le quieres dar un diez, porque consideras que es una pieza única y preciosa que dignifica a las personas de África (ojo a esos momentos mansión de la cantante y su marido… contrastan genial con la pobreza que luego ignoran), pero yo lo tengo claro: un show insufrible y caótico que sólo recomendaría a los fans de la cantante. Y ni eso… Que no os engañen.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: