Selling Sunset 3 – Sunset : La milla de oro – Temporada 3 – Crítica – La nueva temporada sigue siendo igual de entretenida pero se centra demasiado en el divorcio de Chrishell

portada

Crítica temporada 1

Crítica temporada 2

Crítica Million Dollar Beach House

Tal y como se nos prometió hace unos meses al final de la segunda temporada de Selling Sunset, acaba de aterrizar en Netflix en pleno verano la tercera entrega, que no es ningún secreto que se rodó el mismo año que la anterior, siendo un movimiento bastante inteligente por parte de sus responsables, aunque quizás revelaron demasiadas cosas en el adelanto que vimos (y del que era imposible escapar, ya que aparecía sin más en el último episodio emitido).

Pues bien, volvemos a estar ante una temporada de ocho episodios, aunque en esta ocasión de poco más de media hora cada uno, teniendo menor duración, lo que podría ser algo positivo, pero que, en el producto que nos ocupa, da la sensación de que se han quedado cosas en el tintero.

A estas alturas del cuento es imposible desvincular el salseo y el cotilleo de la serie, ya que prácticamente es su 60% (y quizás me quede corto), pero es que el 40% restante, con los negocios de venta de casas y todo lo que ello conlleva sigue justificando el visionado si este mundo te interesa y atrae, aunque tampoco se puede negar que ese 60% entretiene, las cosas como son.

selling-sunset-2-1590527181

El problema es que en la estupenda segunda temporada se percibió un interés por parte de los responsables por añadir más elementos del negocio inmobiliario, combinando de forma perfecta ambas vertientes, cosa que no sucede en esta tercera temporada, más que nada porque una de sus grandes protagonistas (Chrishell) se divorcia (su marido Justin Hartley se lo comunica por mensaje, en una de las acciones más lamentables de los últimos tiempos) y casi toda la atención la acapara ella y su situación, sobre todo en los últimos capítulos, ya que en los primeros es una más.

Y es que, aunque caiga simpática y tenga buen fondo, no entiendo por qué los productores le han dado ese protagonismo desde el primer momento (ocupa la parte central de todos los pósters promocionales), cuando es uno de los personajes con menos garra y menor interés… claro que lo del divorcio les ha salido redondo, ya que ha sido algo mediático y que estoy seguro que habrá hecho subir las audiencias exponencialmente.

Tampoco entiendo la necesidad de seguir la historia de Chrishell una vez informa de su decisión de tomarse unos días, ya que los momentos con su familia se quedan en tierra de nadie y no aportan nada al programa, siendo una mala decisión debido a esa imposición de los productores para que Chrishell siga acaparando minutos, cuando le hubiese venido genial desconectar de las cámaras.

1697061f-b76a-414d-b355-e587e7b2af3d-getty-1165436167

Si se me pregunta, creo que esta tercera temporada está a la altura de las dos primeras, manteniendo el nivel y siendo una propuesta imprescindible si te gustaron las dos anteriores entregas, pero por circunstancias ajenas al programa ha habido un exceso de tramas personales (divorcio comentado, boda de Christine, o la custodia e impuntualidad de Amanza, aunque la relación de Mary queda relegada a un segundo plano… por fin) que los productores no han querido desaprovechar, haciendo que tramas tan interesantes como la de la casa de 75 millones de dólares (con el protagonismo de la eterna secundaria y villana Davina) quede en un segundo plano y no tenga desenlace (¿quizás en la cuarta temporada?). Es una pena, y también que no asistamos a la venta de la casa de 40 millones, que ha sido trama central de la primera entrega y aquí se menciona su venta de forma testimonial (aunque se habla de un contrato de confidencialidad).

También se queda en el aire el futuro de Maya, eterna secundaria y que en esta nueva entrega ha sido bastante más desleal y viperina con sus compañeras, con unos exagerados celos hacia su compañera Mary, porque algunas consideran que Jason (que eclipsa sin pudor alguno a su hermano gemelo, el cual no ha pintado nada esta temporada) tiene un trato de favor hacia ella. Creo que este asunto no se ha resuelto correctamente, ya que quizás explote en futuras entregas, pero pintaba interesante y también acaba en tierra de nadie.

Y es que, aunque la bomba explote en los últimos episodios, el sonado divorcio eclipsa incluso la boda de Christine (algo que no hará ninguna gracia a ésta, y que estoy seguro que lo recordará con rabia en la siguiente temporada), haciendo que sea un monotema que llega a saturar, por mucho que nos dé lástima la entrañable vendedora (ya os digo yo que el actor de This is Us no sale bien parado…).

Selling Sunset
Selling Sunset

Tampoco está de más destacar que las grandes protagonistas de esta nueva entrega han sido Chrishell (por los motivos comentados), Mary (por los celos que despierta y algunas trifulcas, aunque su relación amorosa ya poco importa, y eso que nos llevamos…) o Amanza, que ha hecho el programa suyo, aunque abuse un poco de su dramática situación familiar.

Por otro lado, Christine sigue empeñada en ser desagradable a toda costa para luego pedir perdón al día siguiente… ya cansa y satura su personaje, pero claro, eso le da el protagonismo que quiere y necesita, así que mejor la dejamos contenta. Respecto al resto, la decisión de Maya poco importa y esta vez sólo está para atacar a Mary, Davina tiene su minuto de gloria con el tema de la casa más cara del programa pero después sólo está para ser la segunda villana (cuando Christine está a otras cosas) y Heather tampoco aporta demasiado, siendo uno de los personajes que ha ido de más a menos.

Respecto a los gemelos, me quedo con Jason, figura imprescindible del show (nada que ver con los inicios), aunque su hermano Brett es una sombra y parece más preocupado en sus conquistas que en otras cosas más relevantes. Mención especial al muchacho que se ve siempre de fondo en la oficina pero al que jamás le preguntan nada… Ahí lo dejo.

En conclusión, decir que esta temporada está por debajo de las anteriores sería una gran falacia, y como ya he indicado, creo que se mantiene el buen nivel y sigue siendo otra oferta que cumple su cometido, aunque el negocio inmobiliario quede en un segundo plano y se abuse de las trifulcas entre las protagonistas. Otra entretenida entrega que deja con ganas de ver qué pasará en la cuarta temporada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: