El cine y el racismo – De Spike Lee a Lo que el viento se llevó – ¿Se nos está yendo de las manos?

15918147142701

Creo que a estas alturas del cuento todos sabemos sobre la trágica historia que rodea a la muerte de George Floyd y como se han removido los cimientos de los siempre polémicos Estados Unidos de América. Es precisamente por ese motivo por el cual no voy a meterme en ese asunto, sino que más bien voy a pasar a comentar directamente las repercusiones que están habiendo y que están afectado irremediablemente al mundo del cine.

No quiero dejar de lado importantes sucesos recientes, para que se entienda de qué estoy hablando, como la disculpa de una de las creadores de la mítica Friends (serie que, incomprensiblemente, se está llevando demasiados palos en los últimos tiempos, cuando más progresista no se puede ser), pidiendo perdón por no tener más diversidad en su reparto, es decir, que ninguno de los seis protagonistas principales fuese negro. Creo que no se puede ser más ridícul@ ni entrenando durante años, aparte de la falta de respeto al elenco original, sin el cual, la serie jamás hubiese sido la misma.

Y esperad, que vienen curvas. El guionista de la sobrevalorada 12 años de esclavitud realizó un artículo sobre por qué Lo que el viento se llevó le parecía una película racista. La queja hizo mucho ruido ¿Y que hizo HBO (una de las peores plataformas habidas y por haber)? Pues retirar la película, por sus connotaciones racistas, en un movimiento totalmente censurador y que nos lleva a la temible distopía que nos presentaba la fabulosa Demolition Man.

lo-que-el-viento-se_0_25_1013_629

Afortunadamente, hay gente con cabeza, los cuales se quejaron con razón y al final la decisión ha sido retirar la película del catalogo de HBO temporalmente y volverla a poner con un aviso al principio advirtiendo de que eran otros tiempos, para que nadie se escandalice al visionarla. No iba muy errado Marty McFly cuando en la segunda entrega de la maravillosa trilogía de Regreso al Futuro preguntaba si en el futuro nos volvíamos gilipollas. La respuesta está clara. Por cierto, para finalizar este asunto, el libro de Lo que el viento se llevó ha vuelto a ser un superventas en Amazon a raíz de esta polémica. No te digo nada y te lo digo todo.

Por otro lado,  muchos actores y actrices han aprovechado el momento (como John Boyega, el cual aseguró temer por su carrera… pero esa es otra historia) para volver a quejarse y exigir más visibilidad en las películas y series, después de estar años poniendo contra las cuerdas a los académicos (de los Oscars) y a la prensa extranjera (de los Globos de Oro) para que les caigan nominaciones de más. Lamentablemente, no les quedan las cosas claras a esos fósiles, y cada cierto tiempo los colectivos se ven obligados a recordárselo, pero es que los resultados son bastante cuestionables

Como por ejemplo el hecho de que películas como Black Panther obtuvieron muchas nominaciones (cuando no las merecían), aparte de llevarse algún Oscar a casa (hablé de eso mismo aquí), o que films ya olvidados como 12 años de esclavitud o Moolight se llevasen la estatuilla a mejor película cuando ya las hemos olvidado todos. Sin el ruido del momento, no habrían logrado tal hazaña, le pese a quien le pese.

1548157080_372987_1548159736_noticia_normal

Pues bien, han vuelto a presionar debido a la injusta muerte (a todas luces) de Floyd y han aprovecha para volver a exigir más visibilidad. Los académicos no han perdido un solo minuto y ya han anunciado que habrán importantes cambios en los Oscars de 2021, esto es, que se nominará a más películas que contengan diversidad en su reparto o en sus historias, dejando de lado seguramente otras mucho más interesantes, como ya ha sucedido.

Y esto nos conduce a la temible y más que posible nominación de la irregular y fallida Da 5 Bloods (de la que recientemente os traje crítica aquí), estreno de Netflix y que ha sido más que aplaudida por los críticos de USA, ya que estaban prácticamente obligados a ello, con la amenaza de ser tildados de racistas si decían algo malo, cuando los críticos de otros lugares del mundo, como España, no ha tenido problema en tildar a la película como lo que es: un pasatiempo demasiado excesivo y largo de usar y tirar. Sin más.

Llegados a este punto, seguramente estés pensado que soy un maldito racista. Pues bien, os lo confirmo: no lo soy. Para mí es incomprensible que exista algo así, ya sea hace siglos o en la actualidad, porque para un servidor todos somos iguales y debemos tener los mismos derechos, independientemente del sexo, el color de piel o la orientación sexual.

Y no soy uno de esos malditos bien quedas que pegas una patada a un árbol y caen cien. No, yo tengo la suerte de tener mi propia web (aunque sea pequeña y no haga ruido) y expresar exactamente lo que pienso. Jamás he sido racista y no voy a caer en el tópico de decir que he tenido (el tiempo pasa…) amigos negros, ya que es cierto que es bastante soez, pero ya que hablamos de cine os confirmaré otra cosa que he comentado en otras ocasiones, que no es otra que mi actor favorito de todos los tiempos es el inigualable Samuel L. Jackson. Y con eso me quedo.

pulp-fiction-samuel-l-jackson-1108x0-c-default

Muchos actores jóvenes afroamericanos (odio esa palabra, pero también está mal vista de color y no me gusta decir negro… puto mundo) están escudándose en que no reciben buenos papeles por su color de piel y que necesitan más representación, como el señor Boyega, que ojo, me parece buen actor, pero no podemos olvidar que Disney le contrató para la infame nueva trilogía de Star Wars por cubrir cupo, cuando al final su personaje no ha pintado absolutamente nada en las nuevas películas…

Y es eso lo que me enerva, los malditos cupos. No solo me parecen impuestos y metidos con calzador (de ahí que el insípido protagonista de la terrible Déjame Salir fuese nominado a mejor actor…), sino que además me parece condescendiente, al igual que cuando se exigió la nominación de la directora de Lady Bird, porque no había representación femenina y coincidió con el necesario Mee To, y al final cedieron, dejando de lado a directores como Spielberg.

Al final ofrecen nominaciones y entregan premios por las quejas, no por la verdadera calidad del producto (¿alguien se acuerda de Lady Bird?), en un gesto deplorable que no tiene justificación alguna, y que no deja de ser un chantaje a cambio de apagar las antorchas y ofrecer una limosna, rezando para que les dejen en paz durante un tiempo. Pues bien, aquí están de nuevo.

hipertextual-john-boyega-se-suma-protestas-contra-racismo-con-emotivo-discurso-2020500743

Y es que, amigos y amigas, la verdadera lucha no está al final del camino (en la entrega de premios), sino en los despachos e inicios de rodaje. Es ahí donde hay que luchar porque películas con diversidad o repartos con representación negra sean productos de calidad, y sí merezcan esas nominaciones y premios, no como los casos comentados. Al final se conforman con ofrecer productos que cumplan para pasar trámite y recoger inmerecidos galardones.

Y, lamentablemente, la historia se repite. Regreso a la olvidable Da 5 Bloods para explicar esto. Resulta que, al haberse estrenado en el momento justo y hablar del racismo (hasta el punto de meter al final de la cinta el Black Lives Matter, siendo un movimiento bastante oportunista), la última película del siempre polémico Spike Lee (si no lo fuera tanto hablarían mucho menos de él) tiene bastantes aspiraciones a los próximos Oscars, a pesar de ser un telefim al uso, el cual, por cierto, no está convenciendo al público y no está haciendo el ruido que se pretendía.

No hay que ser el maldito Sherlock Holmes para ver las intenciones de Lee (que reniega de los Oscars, pero luego vendería a su madre por una nominación), ya que hace bien poco ha defendido en una entrevista en la radio a Woody Allen (que ahora mismo es un apestado cuando todavía no se ha demostrado nada de lo que se le acusa, aunque tampoco estoy diciendo que sea inocente, solamente que no se ha podido demostrar nada) para retractarse al día siguiente ante el acoso y las quejas de las redes, alegando que se arrepiente de haber defendido a Allen…

190225-Spike-Lee-827x620

Este movimiento es idéntico al de Timothée Chalamet, ya que cuando estuvo nominado por la recomendable Call Me By Your Name, tuvo que pedir perdón por haber trabajado con Allen, para que así sus posibilidades de obtener la estatuilla (que al final no la obtuvo) no se vieran truncadas. Pues bien, eso es exactamente lo que ha hecho Lee. Blanco y en botella.

La verdad es que si nominan a mejor película a Da 5 Bloods me bajaré por completo de los premios Oscars, a los que ya les tengo tirria desde hace demasiados años. Lo de Black Panther tuvo un pase, porque, aunque no es de las mejores de Marvel, es una cinta entretenida, a la que el aplauso desmesurado y su enorme éxito la ha hecho ser uno de los films más críticas y odiados de los últimos tiempos. Pero la última película de Lee no merece nada, de verdad que que no.

Y tampoco podemos obviar que es un cineasta y persona que deja mucho que desear, ya que en su momento criticó duramente a Clint Eastwood por Banderas de nuestros padres porque no había ningún soldado negro en su película, cuando el veterano director le contestó que no había y se ajustó al rigor histórico. Curiosamente, ese mismo año se estrenaba la película de Lee Miracle at St. Anna, sobre unos soldados negros en la Segunda Guerra Mundial y de la cual nadie se acuerda. Lee se encargo de promocionar su fracasa película haciendo mención al supuesto desprecio de Eastwood por la raza negra (dicho por él), con la intención de destacar que en su película si se respetaba. Huele…

Spike_Lee-Donald_Trump-Racismo-Estrenos_de_cine-Cine_349478068_103770699_1706x960

Y de la misma forma que digo sin tapujos que Samuel L. Jackson es mi actor favorito, no tengo reparos en decir que el gran Quentin Tarantino es mi director preferido (Pulp Fiction es mi película number one). ¿Por qué digo esto? Pues porque el señor Spike Lee no ha parado de atacar también al popular cineasta, afeándole el uso de la palabra nigger (no lo voy a traducir en castellano, por si las moscas) en películas como la espléndida Jackie Brown, que son una carta de amor al género de las Blaxploitation, o criticándolo por convertir un tema como el de la esclavitud en un spaghetti western en la también fabulosa Django Desencadenado. Afortunadamente, mi adorado Samuel salió en defensa de Quentin, y eso que también es amigo de Lee. Pero el caso es tocar los…

Al final, no queda otra cosa que comparar las carreras de Eastwood o Tarantino con la Lee,  y preguntarse si el verdadero motivo de su odio y rencor no será la envidia insana, ya que este último será recordado por algunas películas y por… sus polémicas. Esa es la diferencia. Y eso dejando de lado su más que posible racismo, ya que siempre ataca a los mismos y nadie le tose, como si tuviese vía libre o sólo él pudiese hacer películas sobre negros y con negros, al igual que el también sobrevalorado Jordan Peele (responsable de la horrenda temporada de Twilight Zone, por la que deberían pedirle explicaciones en algún momento), cuando aseguró que jamás haría una película con protagonistas blancos, porque esa película ya la había visto, en un comentario tan estúpido como decididamente racista, y por el que nadie le pidió explicaciones. Tal para cual los señores Peele y Lee.

Y maldita sea, cuando veo a Will Smith (en sus buenos tiempos, porque ahora…) o el jodido Denzel Washington (lo de jodido es porque me parece el amo, sin más) jamás pienso que son de color, negros, afroamericanos o como queráis llamarlo. Son Will Smith y Denzel Washington, dos actores carismáticos y fabulosos, que pueden interpretar cualquier papel, y por eso jamás han sido encasillados (y, por supuesto, exactamente lo mismo se puede decir de mi querido Jackson) ¿Veis por dónde quiero ir?

Diferencias-entre-los-inicios-de-Will-Smith-y-Denzel-Washington

Tenemos que dejar de fijarnos en el color de piel en el cine para recompensar a películas que no lo merecen, y luchar por productos de calidad. Por supuesto que hay injusticias, pero nadie me podrá negar que se está paliando por Disney (aunque sea de forma forzada) en los últimos años, con sus repartos en Star Wars o Marvel. El camino está ahí, pero, por favor… no premiemos a cosas como Da 5 Bloods. Ese no es el camino. Usemos la cabeza y no nos dejemos llevar por nuestros sentimientos. Pensemos en el cine, y luchemos también por él.  Y cuando haya una película con un reparto diverso y una buena historia de denuncia que merezca la pena y vaya a ser recordada, entonces sí, démosle todo lo habido y por haber.

Todavía estamos a tiempo de hacer las cosas bien… y de no censurar. Nada más que añadir.

 

6 comentarios sobre “El cine y el racismo – De Spike Lee a Lo que el viento se llevó – ¿Se nos está yendo de las manos?

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: