La Unidad – Serie – Crítica – Un efectivo reparto y las buenas intenciones no son suficientes en una serie que se queda a medio gas

1366_2000

Hace unas semanas nos llegó, cortesía de Movistar Plus (que tiene alguna ficción nacional bastante interesante y, sobre todo, muy cuidada), la serie La Unidad, que trata sobre un equipo anti-terrorista que debe parar los planes de unos radicales cuyo único objetivo es arrebatar vidas. Aunque sobre el papel suena bien, tampoco es nada que no se haya visto con anterioridad, seamos sinceros.

Y es que lo que realmente destaca y llama la atención (al menos para un servidor) es su llamativo reparto y el responsable que está detrás de la producción, que no es otro que Dani de la Torre, director de la estupenda y efectiva El Desconocido y de la ambiciosa pero fallida La Sombra de la ley. Si algo puede afirmarse de este director es que tiene una mano maestra tras las cámaras, y la serie que nos ocupa nos lo vuelve a confirmar de nuevo.

Lamentablemente, lo visual queda lastrado por un guion bastante insustancial (también responsabilidad de Dani de la Torre, todo sea dicho), siendo un conjunto bien intencionado pero algo desganado, que no acaba de dar en la diana ni de ofrecer nada especialmente llamativo, siendo finalmente una serie del montón. Pero mejor vayamos por partes.

Varios-protagonistas-Unidad-escenas-serie_2231186895_14601623_660x371

La serie está más preocupada en ser realista que en entretener, y eso es uno de sus mayores errores, ya que si bien es cierto que hay una intención de ofrecer un producto serio y que te creas, la acción está mal diversificada, haciendo que toda la carne se ponga en el asador en su primer episodio (no son tontos, y es obvio que quieren enganchar al espectador) y en el último, siendo los cuatro centrales algo flojos e insípidos.

Nada que reprochar a la dirección del señor de la Torre, ya que vuelve a ofrecer un espectáculo visual cuidado y sorprendente, sobre todo en las secuencias de acción, aunque éstas son demasiado escasas, a pesar de la temática de la propuesta. Se nota el presupuesto (ojo al momento en África), pero no hubiese estado de más un poco más de pólvora, por decirlo de alguna forma.

Lo que es seguro es que la desidia se acaba adueñando de la función, y el guion es bastante culpable de esto, al meterse en derroteros que ralentizan y entorpecen el devenir de los acontecimientos, como la vida personal de los personajes (divorcio, paternidad…), ya que lo que realmente importa es la trama terrorista, aunque hay que agradecer que no tengamos que sufrir una ridícula historia de amor (como sí sucedió con la fallida y olvidable El príncipe).

Quizás no eran necesarios seis episodios (alguno de una exagerada hora de duración) donde el relleno se nota demasiado, aparte de que hay tramas interesantes (la del infiltrado) que se quedan en tierra de nadie y otras (la de la infiltrada y su “protector”) de las que abusa y no se sabe abordar de la misma forma, acaparando demasiados minutos.

GY15P40F1_20946

Podría decirse que los tres grandes protagonistas de la serie son Carla, Marcos y Miriam, siendo curioso que sean precisamente éstos los menos interesantes de la función, al ser los secundarios mucho más carismáticos y con más garra, los cuales merecían más minutos, por cierto. Pero esto es algo que suele suceder en infinidad de series y no vamos a generar debate a estas alturas del cuento.

Respecto al reparto, todos están más que convincentes (algunos más que otros), pero si tuviese que destacar a alguien, sería al siempre sensacional Luis Zahera, que para un servidor es uno de los actores más interesantes del panorama actual y que aquí tiene pocos minutos para su lucimiento, siendo sus momentos los más desternillantes del conjunto. Una pena que se desaproveche su talento de esta forma. El eterno secundario…

Por cierto, lo de Frances Orella ni lo nombro porque su aportación es puramente testimonial, cuando los pocos minutos en los que aparece son de lo más logrado de la serie. Cosas que pasan.

En conclusión, a pesar de algunos miembros del reparto y de alguna idea interesante, no hay nada en La unidad que atrape o justifique su visionado, siendo finalmente una serie mucho más insustancial de lo deseado, que se queda a medio gas y que no aporta absolutamente ninguna novedad al panorama de las series. Esperaba mucho más de Dani de la Torre. Otra vez será. Tan correcta como olvidable.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: