Capone – Crítica – Un estrafalario Tom Hardy en un insufrible biopic tan tedioso como tramposo

capone-banner

Desde que supe de este proyecto tuve muchas ganas de visionar el mismo, más que nada por ver a Tom Hardy (uno de los actores con más proyección del momento) en la piel del mafioso Al Capone en su último año de vida. ¿Qué podía salir mal de semejante proyecto? Pues dudo que pocos pudiesen intuir que absolutamente todo.

La película hizo bastante ruido desde su anuncio, siendo un proyecto que acaparó muchas miradas, pero finalmente se ha estrenado por la puerta de atrás, es decir, sin pasar por cines y directamente en el mercado doméstico (o de descarga de pago), en principio por la situación que estamos viviendo (coronavirus), pero algo me dice (y más después de haber visto la cinta) que los motivos son otros, ya que mucho me temo que los productores debieron quedar espantados al ver el producto final.

Las críticas han sido espantosas (y más que merecidas) y dudo mucho que la cinta hubiese tenido un buen recorrido por las salas. Tampoco el señor Hardy ha salido bien parado, lo cual es bastante extraño e inesperado, ya que ni tan siquiera él consigue salir airoso del desastre al que somos sometidos los que nos hemos aventurado (a pesar de las advertencias) en esta odisea sin pies ni cabeza.

maxresdefault

Claro que, cuando ves quién está detrás de todo esto se entiende el resultado final. El director, guionista y montador no es otro que Josh Trank, nombre que quizás no te diga nada, pero que debutó en el cine con la correcta y estimable (aunque olvidada) Chronicle, haciendo que el estudio Fox quedase cegado por su supuesto talento y mano maestra, dándole las riendas de Los cuatro fantásticos de 2015. Ya sabemos todos cómo acabó eso, en una de las peores adaptaciones de un cómic habidas y por haber.

Hollywood le dio la espalda, no solamente por el fiasco de su anterior proyecto, sino también por su falta de profesionalidad en el trabajo, ya que las malas lenguas dicen que es un sujeto de mucho cuidado, el cual tiró por la borda su oportunidad de hacerse un nombre en el mundo del cine, ya que estuvo a punto de dirigir un proyecto de Star Wars, pero en cuanto los productores vieron su deplorable comportamiento, decidieron no seguir adelante con el contrato. Al menos es lo que se comentó en su momento.

El caso es que han pasado unos años, por lo que Trank, ni corto ni perezoso, ha decidido hacer su propia película (sólo le ha faltado producirla) sobre los últimos días de Al Capone. Y el resultado sólo se podría calificar con una palabra: fracaso. Se notan las ínfulas de autor del señor Trank, al ofrecernos un pastiche tan pretencioso como insufrible, además de bizarro, ya que no se sabe muy bien qué quiere transmitir con esta historia, en un biopic tan fallido como tedioso, y que no aporta absolutamente nada a la figura y leyenda del gánster.

hardy

Y es que nada funciona en ella, ya sea una dirección insustancial (por mucho que se pretenda ir más allá) y tediosa (a pesar de la corta duración del film), con un guion tramposo (hasta límites insospechados) y unos intérpretes que hacen lo que pueden con lo que se les ha dado. Desde luego, estamos ante una película tan demencial como digna de enterrar en los avernos, entendiéndose su estreno de tapadillo con la excusa de la situación actual, cuando en realidad estamos ante un caos narrativo e infumable.

No me interesan los últimos días de Capone si van a consistir en una serie de delirios tramposos, que coquetean con todos los géneros habidos y por haber, y que se pasan de innecesariamente grotescos (y no me refiero a la sangre, precisamente), haciendo que el personaje principal sea una suerte de caricatura, que no podría salvar ni el maldito De Niro repitiendo el mismo papel.

Se nota el esfuerzo del genial (aunque no siempre, como es el caso) Tom Hardy por ofrecer una interpretación diferente y lograda, aunque patine de forma garrafal en su representación de los últimos días del gánster. Dejando de lado que no se parece absolutamente nada a Capone (en un casting más que cuestionable), su imposible caracterización (culpa de los responsables de maquillaje) no le ayuda en absoluto, ya que parece más un villano sacado de Dick Tracy (por no decir directamente de una parodia) que no un individuo de cuarenta y ocho años, como se supone que tiene.

Quizás estemos ante uno de esos claros errores de casting, porque ni la película se merece un intérprete de esta magnitud (es uno de los mejores actualmente, pero poco le queda para perder ese estatus…) ni el bueno de Tom está demasiado inspirado, en una actuación extraña, con una voz impostada y que chirría (aunque no oyes a Hardy por ningún lado) y por la que estoy seguro que aspiraba a alguna nominación, pero seguramente lo único que se lleve sea un Razzie. Un trabajo camaleónico que se pasa de frenada.

HardyCapone-e1587067799782 (1)

Entiendo que se haya dejado embaucar por las promesas de Trank y por el caramelo que supone interpretar a Al Capone, pero le ha salido el tiro por la culata, en una espantosa producción que no merece que su nombre destaque en el cartel de la película. Ningún actor es perfecto (aunque debería revisar su mal gusto para elegir proyectos, como le sucede a su compañero Michael Fassbender…), pero sin lugar a dudas estamos ante uno de los grandes fiascos de su carrera. Esperemos que sea el último (al menos de esta magnitud).

Respecto al resto del elenco actoral, tenemos a la pobre Linda Cardellini encasillada en el mismo papel de siempre, que no es otro que el de esposa afligida y paciente. Otra que debería cambiar de agente. Tampoco se puede decir mucho de unos totalmente desaprovechados Kyle MacLachlan (cuyo personaje no va a ningún lado) y, sobre todo, un Matt Dillon en una suerte de cameo bastante vergonzoso (más bien por las patosas trampas del guion). Es obvio que el director ha buscado intérpretes conocidos que den más caché a su proyecto, pero no cuela, y más cuando los maltratas de semejante forma en papeles tan insulsos.

En conclusión, estamos ante una insufrible producción (a pesar de su hora y cuarenta minutos… llega a durar más y no respondo), con un guion engañoso y absurdo, y donde se desaprovecha a un buen reparto, manchando la carrera de Hardy y confirmando que Trank es uno de los directores (y guionistas) más temibles del momento, y que lo de Chronicle fue un espejismo. Una pena que se invierta dinero en películas tan olvidables y bochornosas como la que nos ocupa y que se ignore a cineastas con más talento. Es lo que hay.

Desde ya, una de las peores películas del año.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: