La otra Missy – The Wrong Missy – Crítica – Una bobada con una hilarante protagonista y algún momento divertido… pero poco más

El-tráiler-de-The-Wrong-Missy-de-Netflix-atrapa-a-David-Spade-en-una-pesadilla-de-citas

El cómico Adam Sandler (cansado de no tener más éxitos en el despiadado mundo del cine y la obligación de triunfar en el primer fin de semana de estreno) firmó hace unos años un multimillonario contrato con Netflix, el cual ha sido renovado recientemente, y es por ello que siempre solemos tener una cita anual con alguna de sus producciones (unas mejores que otras…).

No siempre las protagoniza, y el caso que nos ocupa es uno de ellos, ya que aquí se limita a poner el dinero con su productora Happy Madison (capaz tanto de ofrecer grandes comedias como bodrios dolorosos) y ofrecerle, una vez más, el papel protagonista a su gran amigo David Spade (en una de esas amistades de décadas).

La verdad es que cuando Sandler no quiere protagonizar una película algo huele, y este caso no iba a ser diferente. Cierto es que con una producción de estas características no se engaña a nadie (y más si se investiga un poco…), ya que se sabe a lo que se viene, y esta comedia no iba a ser la excepción.

WM_Unit_05318_R-e1587568230124-700x367-1

En la misma se nos cuenta cómo un hombre normal y corriente al que la suerte no le sonríe se ve inmerso en una pesadilla por culpa de una confusión, que le traerá más de un problema, y todo ello con Hawái como telón de fondo (que nunca está de más). Cómo les gusta viajar y rodar en sitios paradisíacos al bueno de Sandler (revisad su filmografía) y sus amigotes… tontos no son.

Dicho esto, vayamos al meollo de la cuestión. ¿Estamos ante una comedia diferente que sorprende gracias a sus innovadoras ideas y a las situaciones que plantea? No. ¿Es una comedia por encima de la media que deja buen sabor de boca? Pues tampoco. ¿Es una mala película (pero mala, mala), como cabría esperar? Un rotundo sí, pero vayamos por partes.

La dirección es cortesía del mismo responsable de la infumable El padre del año, y la verdad es que se nota demasiado, ya que ambos productos son bastante similares, sobre todo en su humor absurdo y escatológico. No obstante, hay un par de momentos lo suficientemente hilarantes y divertidos como para no tener la sensación de que se haya perdido el tiempo, además de algún instante interesante (la escena del lavabo). No es un trabajo maravilloso, pero cumple, y más para un producto de estas características (aunque pocas veces se le ha sacado tan poco provecho a un lugar como Hawái).

the-wrong-missy-2020-david-spade-nick-swardson-netflix

En cuanto al guion (por llamarlo de alguna forma, ya que sus responsables han sido perezosos hasta decir basta, a pesar de algún apunte interesante), parte de una premisa ya de por sí absurda, ya que el error que da título al film es un recurso que apenas aporta nada, como si el enredo fuese a mover el motor de la cinta cuando es un capricho de los guionistas (sí, dos personas…) para vendernos en realidad la misma historia de siempre, con los mismos clichés (como por ejemplo el pasado del protagonista y su antigua relación, que no aportan nada a la cinta) y situaciones ya vistas en otras comedias, curiosamente algunas de ellas también en Hawái…

La película es lo que es y no engaña a nadie, y más si se han hecho los deberes (como un servidor) y se ha investigado un poco respecto a los trabajos anteriores de sus responsables, por lo que creo nadie deba esperar sorpresa alguna.

Aunque si por algo podemos decir que no estamos ante un bodrio absoluto es por su fascinante personaje (femenino) protagonista, ya que dan en el clavo al presentarnos a una persona tan insufrible como divertida, haciendo que no sature y que no genere antipatía en el espectador, a pesar de sus manías y locuras. Todo un logro.

TheWrongMissy-3

Y bueno, creo que todo el mérito de que esto suceda lo tiene una sensacional Lauren Lapkus (vista en Jurassic World o en la serie Big Bang Theory), la cual se entrega sin pudor alguno a tan complicado personaje, saliendo completamente airosa y siendo, de lejos, lo mejor de esta comedia del montón. Sin ella estaríamos hablando de una absoluta basura.

Por otro lado, el bueno de David Space (habitual en las producciones de Adam Sandler, y que me da que trabaja gracias a éste) está bastante convincente en su papel de hombre normal y corriente, superado por las extrañas circunstancias que le han tocado vivir, pero, sinceramente, me gusta bastante más cuando se desmelena y le toca interpretar personajes histriónicos.

Mención especial para las aportaciones de un desternillante Nick Swarsdon (en un personaje que va perdiendo gas a medida que avanza la cinta, como si no supieran qué hacer con él), un felizmente recuperado Geoff Pierson (protagonista de la mítica Infelices para siempre) o Rob Schneider, que tampoco se pierde una de su gran amigo Sandler.

En conclusión, estamos ante una bobada que sería mucho más mediocre y olvidable si no fuese por la increíble labor de su protagonista y por un par de instantes bastante divertidos (si se aceptan las reglas del juego, por supuesto). Sirve para pasar un rato entretenido para olvidarte de ella a continuación. Ni tanto ni tampoco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: