Westworld – Temporada 3 – Crítica – Una fallida e innecesaria temporada que confirma el declive de la serie

unnamed

Westworld es una serie de HBO que fue vendida como la nueva Juego de Tronos (cosa que ahora mismo es sinónimo de decepción, más que otra cosa), con un reparto de lujo y unas aspiraciones bastante grandilocuentes, aunque todo parecía presagiar que estábamos ante algo grande.

Afortunadamente, la estupenda primera temporada nos enseñó que se habían hecho los deberes, ofreciendo la cadena una serie triple A, con una historia muy cuidada, un reparto tan impresionante como entregado, un cuidado técnico que no tenía nada que envidiar a cualquier otra producción de más presupuesto y un conjunto de elementos que nos confirmó que estábamos ante una de las mejores series del momento (repito, del momento, que tampoco es poco).

La segunda temporada tenía el listón demasiado alto y, lamentablemente, decepcionó, al no estar a la atura de la anterior entrega, aunque se intentó. No obstante, siguió siendo un producto tan correcto como entretenido, a pesar de situaciones más que cuestionables (la falsa identidad de algunos personajes, recurso del que han abusado desde los inicios).

westworld-main-aaron-paul-12

Debido a aquel bajón de calidad y el error de trasladar la acción fuera del parque, no había muchas expectativas en la nueva temporada, por mucho que se anunciase a bombo y platillo el fichaje de Aaron Paul (Breaking Bad) como nuevo gran protagonista (cuando al final ha acabado siendo un mero secundario, pero vale).

No obstante, a pesar de enfrentarnos a esta temporada con desidia y sin muchas pretensiones, el resultado ha sido peor del esperado, debido a una propuesta fallida, insustancial y que se observa con desgana, debido a una serie de decisiones injustificables.

Para empezar, nos venden una distopía (el cambio de escenario le ha hecho mucho daño a esta nueva propuesta) más vista que el tebeo, pareciendo el inicio de una nueva serie que poco o nada tiene que ver con lo visto hasta el momento, marginando, de forma muy sangrante, a personajes míticos y esenciales como son los de William o Bernard (dos de los mejores), en un cóctel caótico y muy mal planificado, confirmando, sin lugar a dudas y desgraciadamente, que tendrían que haber parado en la temporada dos, como muchos nos temíamos.

merlin_171232458_b94cff8f-5022-45e4-a42a-7c5f686e1814-superJumbo

No tiene sentido inventarse a un nuevo villano, con una nueva amenaza y con un plan de Dolores que nada tiene que ver con lo visto hasta el momento, dando la sensación de que los guionistas son otros y de que los responsables no sabían muy bien qué hacer con la historia y sus personajes, optando por cambiarlo prácticamente todo. Y pensar que todo podría haber terminado de forma digna en la temporada anterior…

Y más de lo mismo para los nuevos misterios presentados, que se supone que nos deben enganchar y fascinar como si esto fuera Perdidos (Lost), pero que solamente dejan bien claro que los responsables se creen que ofrecen una serie mejor de lo que realmente es, siendo un resultado pretencioso y que no da en la diana con su insufrible afán por intentar sorprender al espectador a base de giros imposibles e incongruentes, haciendo que sólo se logre el escepticismo en el paciente seguidor de una serie que antaño fue algo más pero ahora sólo es una sombra de lo que pudo llegar a ser.

Y ya aburre el tema de los anfitriones sorpresa. Es un recurso del que ya abusaron en la segunda temporada. Al final no habrá ni un solo humano, siendo todos robots y perdiendo el sentido por completo. Capaces de decirnos en el último episodio de la serie que los espectadores también somos anfitriones…

biggest-questions-about-westworld-season-3-episode-3

Cabe preguntarse si a estas alturas del cuento eran necesarios nuevos personajes (creo que la respuesta está más que clara), aunque debo reconocer que el de Serac convence, pero me temo que es más por la encomiable labor del siempre espléndido Vincent Cassel que por otra cosa, ya que en otras manos podría haber quedado un personaje menos logrado.

Lamentablemente, no es el mismo caso el de un correcto (sin más) Aaron Paul, totalmente desaprovechado en un papel insulso y que se ha vendido como nuevo gran protagonista, cuando es uno más y una excusa para intentar ofrecer grandes novedades, cuando al final es un lacayo más de la cansina de Dolores. Me da igual que le quieran dar un sentido al personaje en los últimos episodios de esta temporada, ya que el mismo no ha pintado prácticamente nada, siendo su supuesto misterio más que predecible (se ve venir de lejos) y prescindible.

Sobra decir que los nuevos personajes (y algunos que han ganado atención, como el de Hale, con una subtrama que no interesa en absoluto, como no sea para que se luzca la actriz) han hecho que los clásicos (de nuevo, William o Bernard) tengan menos minutos, siendo un verdadero despropósito que desmerece a lo logrado en la genial primera temporada y en la inferior, pero correcta, segunda entrega.

Respecto al reparto, todos cumplen, como los citados, pero duele ver lo desaprovechados que están actores de la talla de Ed Harris o Jeffrey Wright. Para esto ni los llames…

ed

Y qué decir del final de temporada… Si ya el primer episodio dejó más bien frío, el clímax está repleto de acción para intentar embobar al espectador y que se olvide de que estamos ante un producto más insustancial y menos inspirado de lo esperado, en un desenlace tan predecible como anticlimático. Y mejor no hablemos de las escenas post-créditos, que estos se piensan que son los de Marvel…

Al final solamente nos queda agradecer a HBO que hayan sido solamente ocho episodios en vez de los diez habituales. Al menos no han estirado todavía más el chicle, a pesar de que lo que nos cuentan se podría haber transmitido en seis episodios (siendo generosos) y no en ocho, con demasiadas tramas y personajes que aportan bien poco, por mucho que se quieran inventar nuevos hilos de cara a la futura temporada.

Y es que, cuando todo podría haber acabado en esta innecesaria tercera temporada, HBO ha vuelto a hacer gala de ambición y avaricia (como le sucedió con Juego de Tronos) confirmando una cuarta temporada que dudo mucho que nadie esté esperando con interés. Es más, me consta que muchos se han bajado de esta propuesta, y la verdad es que no me extraña en absoluto. Ojalá yo tuviese esa valentía, pero le tengo tanto cariño a la primera temporada que me veo incapaz, aunque estemos en un punto de no retorno. Y es que esto ya no hay quien lo arregle.

Al final, una serie que apuntaba maneras y podría haber sido algo muy grande, ha acabado siendo una más, que muchos finalizaremos por cumplir y que demuestra que HBO tiene un serio problema con sus series, por muchos medios y dinero que inviertan. Una de las series más fallidas de los últimos años. Temblando con la innecesaria cuarta temporada, cuando perfectamente podrían haber cortado en esta tercera y haberse ido con algo de dignidad. Pues no. Qué pena, de verdad.

unnamed

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: