Jerry Seinfeld : 23 Hours to Kill – Netflix – Crítica – Un flojo monólogo que se queda a medio gas

jerry_seinfeld_23_hours_to_kill-634895064-large

Quizás no conozcáis el popular cómico Jerry Seinfeld, y más si no habéis visto su icónica serie Seinfeld, pero es una verdadera institución en los Estados Unidos. Desaparecido durante muchos años, no se le suele ver, por lo que su regreso al escenario había levantado bastantes expectativas.

No soy fan del actor, pero tenía curiosidad por su especial de Netflix, ya que he disfrutado con los monólogos de otros compañeros de profesión como es el caso del incontrolable y desfasado Marlon Wayans o del divertido Adam Devine (lamentablemente no fue el caso con el especial de Adam Sandler, más decepcionante de lo esperado).

Pues bien, el especial ha sido rabiosamente aplaudido por los críticos profesionales, y una vez visto el show cabe preguntarse si realmente estamos ante un espectáculo tan divertido y logrado como se nos quiere vender, ya que mis sensaciones van por otros derroteros.

JSCS_20191026_Unit_00675_R.0

Y es que lo que sucede con este cómico americano es similar a la representación que se hizo de Mel Gibson en aquel capítulo mítico de Los Simpson (cuando era una buena serie, ahora da lástima…), en el cual todo el mundo le reía las gracias y no se podía decir nada malo de él. Creo que es el mismo caso que el de Seinfeld, ya que, para quien esto escribe, me he encontrado con un monólogo decididamente flojo y fallido.

El mismo, de una hora de duración, comienza con el actor lanzándose de un helicóptero al mar, en una escena que no aporta absolutamente nada al especial, siendo un recurso para dotar de espectacularidad al conjunto. Tampoco se entiende el título del mismo, por cierto.

En el monólogo, Seinfield recurre a temas actuales como el uso de los móviles y una serie de temas triviales que han usado compañeros suyos anteriormente, sin que haya originalidad en sus palabras y no dé en la diana en casi ningún momento, aparte de la total ausencia de mala baba e incorrección política, siendo un show blanqueado y apto para todos los públicos, al contrario que otros compañeros, que no han tenido problema alguno en mencionar temas mucho más peliagudos (Trump, sin ir más lejos).

https___cdn.cnn.com_cnnnext_dam_assets_200424170426-07-netflix-jerry-seinfeld

En el ecuador del espectáculo el cómico decide centrarse en sí mismo, elevando un poco el nivel, aunque recurra a temas casposos como el matrimonio, lo controladoras que son las esposas y que los hombres están agobiados por ellas. Es como si su humor se hubiese quedado anclado en los 90 (siendo generosos), incapaz de evolucionar a temas más actuales e interesantes.

Quizás el cómico ya no tenga nada que demostrar a nadie y seguramente por eso su espectáculo sea tan flojo y perezoso, en una hora (que tampoco se hace pesada, las cosas como son) en la que sólo aparecen leves sonrisas y no hay lugar para las carcajadas (ni siquiera en la platea).

No obstante, si eres fan del actor y cómico, quizás te lo pases bien, pero creo que este especial no está, ni de lejos, a la altura de los monólogos comentados, cuyos cómicos son menos conocidos y aplaudidos.

Al final estamos ante un claro caso de mucho ruido y pocas nueces, aunque los fans del actor (incluidos esos críticos profesionales que han aplaudido a rabiar) no estén de acuerdo en absoluto. Cuestión de perspectiva, supongo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: