MasterChef 8 – Programa 2 – Concursantes maleducados, tensiones, cuchillos y dos expulsiones (una injusta y otra no tanto)

masterchef-8-600x336

Primer programa MasterChef 8 aquí

Aquí estamos con el segundo programa de MasterChef 8, en un episodio cargado de tensión y donde varios concursantes dejaron bien clara su postura (o su falta de educación). Pero no adelantemos acontecimientos.

De la primera prueba simplemente recalcar que vino de invitada la simpática Tamara Falcó (ganadora de MasterChef Celebrity 4), que tenían que trabajar con especias y transmitir con sus platos su personalidad (o su pasado), siendo las vencedoras Adrianne y Rosa. Y digo simplemente porque la chicha del segundo programa estuvo en las siguientes pruebas, que fueron la de exteriores y la de eliminación.

En la de exteriores viajaron hasta Frigiliana (Málaga), y la pobre Adrianne recibió un regalo envenenado ya que se quedó con los concursantes que se consideran los peores, dicho por ellos mismos, ya que le fueron pidiendo uno a uno quienes pensaban que era el peor y de ahí surgió el equipo azul y el desastre, ya que se mascaba la tragedia. Cierto es que Adrianne no fue una buena capitana, pero es que en su equipo tenía a las personas más conflictivas, con un Iván que iba a la suya, un José Mari con ganas de mandar o una Saray dejando de nuevo patente que es un error de casting garrafal, aparte de no saber trabajar en equipo (más que nada porque no hace ni el huevo).

captura-de-pantalla-2020-04-21-a-las-10-01-45-1587457272

Por el contrario, el equipo rojo contaba con concursantes más tranquilos y serenos, además de estar estupendamente capitaneado por Rosa. Y claro, fueron los claros vencedores, sacando todos los platos de forma excelente y con una prueba irreprochable, al contrario que el otro equipo, que fue una catástrofe (pescado mal realizado y carne cruda y quemada al mismo tiempo, si es que eso es posible), y encima con contestaciones.

Y es que el señor Iván se puso estupendo y comenzó a cuestionar la valoración de los chef, intentando justificar que la carne no estaba mala y con una actitud prepotente e injustificada. Me equivoqué con él, ya que en la review del primer programa lo dejé como uno de mis favoritos y pensaba que apuntaba maneras, debido a que parecía serio y responsable, además de estar centrado en el concurso, pero no. Es un egocéntrico y un chulo de manual, que se hace insoportable, que sólo tiene su verdad y que dudo que llegue muy lejos. Se ha equivocado de concurso, eso seguro.

Y bueno, la señorita Saray más de lo mismo. Cierto es que Jordi Cruz tuvo un comentario algo desafortunado (concretamente, que Saray debía tener una alcantarilla en la boca, en clara alusión a su mal paladar), pero ésta no paró de quejarse, dejando bien claro que la educación debe de ser un animal mitológico para la susodicha. Y no callaba la tía. Y si cocinase bien, pues mira, pero ni por esas, ya que sus conocimientos son básicos y dudo que llegue lejos, a no ser que al programa le interese, que tiene pinta que sí. Ojalá me equivoque, pero creo que tenemos Saray para rato (y siendo la peor concursante de lejos). Tiemblo.

Momento cuchillo (disculpad la calidad):

15874709909536

Recalcar el momento cuchillo, que quizás pasó desapercibido para algunos espectadores pero que fue muy comentado en redes sociales, ya que Saray hizo el gesto de apuñalar a Jordi Cruz cuando les hacía una crítica durante el cocinado, antes de finalizar la prueba por equipos. Es algo que me pareció bastante lamentable, y no es por exagerar, pero si se gira el chef podría haberse cortado perfectamente, ya que Saray hizo el gesto de apuñalarle de forma repetida. El humor en el culo, desde luego.

Y aprovecho para dejar bien claro que con una concursante tan deplorable como Saray, su mensaje e intenciones han muerto de forma definitiva. Y sí, me refiero a su condición y pasado (o drama), que es lo único que le preocupa por encima de la cocina. Otra que se ha equivocado de concurso.

Y espera, que por si fuera poco con las contestaciones y quejas de estos dos, había otros concursantes que tampoco estaban de acuerdo con las valoraciones de los jueces, que no salían de su asombro (y estuvieron demasiado contenidos, a mi parecer). Es lo que sucede cuando haces un casting primando el carácter polémico del participante por encima de sus dotes de cocina. Al final te los comes con patatas, pero claro, también generan contenido y, por lo tanto, audiencia (que es lo que buscan).

1587450767_372291_1587450868_noticia_normal_recorte1

Después de la tensión acontecida y provocada por los chulescos Iván y Saray en la prueba de exteriores, los jueces quisieron dejarles las cosas claras en la prueba de eliminación, como suelen hacer todos los años. De verdad, yo esperaba que diesen un paso atrás y se disculpasen, porque las formas fueron terribles. Pero no iba a caer esa breva… Fueron igual de tozudos y contestones, o incluso peor.

Iván siguió en sus trece, dejando bien claro que pensaba que su cocinado no fue tan malo como dijeron los chef que componen el jurado, demostrando una ausencia total de autocrítica y ser un cabezota insufrible que sólo genera tensión y polémica. En fin, una causa perdida, pero no es mucho mejor la también insufrible Saray, que comenzó a faltar al respeto a los jueces y a sus compañeros, hasta que el señor Jordi Cruz le paró los pies, afortunadamente. Vaya dos…

En la prueba de eliminación vino el chef Ángel León, dando una master class y trayendo consigo una complicada prueba que consistía en cocinar con los restos de los pescados, algo así como la casquería del mar y lo que, en principio, nadie se quiere llevar a la boca. Alberto fue el menos malo del equipo azul y, por lo tanto, le tocaba repartir la variedad de ingredientes, yendo a matar respecto a concursantes como Michael (del que dijo que no sabe trabajar en equipo) o Iván (al que directamente no traga, y no me extraña).

15874001382262

Y por si no fuera suficiente, tres concursantes salvados también tuvieron la posibilidad de robar minutos a concursantes y dárselos a otros. Y fueron a por Alberto, Michael y… cómo no, Iván, reconociendo el bueno de Andy que le había robado minutos porque no lo traga. De nuevo, lo entiendo. La de conflictos que deben de haber en esa casa (dejar claro que los concursantes conviven todos juntos en una casa, por si hay algún despistado). Y sí, este añadido final a un programa ya de por sí con mal rollo fue para generar polémica, que es lo que buscan los responsables del programa desde hace años. No olvidemos que esto es televisión y, por lo tanto, show.

A la hora de escoger los ingredientes en el supermercado, Mónica le dijo a Adrianne que no cogiese el ingrediente principal todavía, y claro, la segunda hizo caso y se quedó sin poder realizar el plato como corresponde al finalizar el tiempo. Conviene recalcar que fue una confusión de Mónica y fue sin maldad, disculpándose a continuación. Eso sí, la pobre Adrianne (una de mi favoritas) se quedó sin poder cocinar con el elemento principal. Creo que los chef deberían habérselo permitido, ya que la situación es comprensible, pero no perdonan (a no ser que generes contenido e intereses a los de arriba).

En las valoraciones de los jueces, desafortunadamente, Iván y Saray salieron airosos con platos correctos. Una pena, porque cualquiera de los dos merecía salir por la puerta de atrás. Pero bueno, tenemos polémica asegurada, aunque yo no la compre, porque me dan una tensión y mala leche que realmente no necesito como espectador. Vamos, que generan mal rollo en un concurso que no lo necesita.

5560770

Respecto a la expulsión, hubo dos de forma inesperada, la de Adrianne y la de Mónica. La primera fue más que injusta, ya que deberían haber dejado a la concursante coger el producto, siendo uno de los mayores errores del concurso en toda su historia, más que nada porque perdemos a una de las concursantes más prometedoras de este año.

Por otro lado, Mónica hizo un plato horroroso (obviamente, dicho por los chef, que yo no lo probé…), por lo tanto fue una justa expulsada. Y claro, se cargaron a las dos, en un movimiento tan sorprendente como cuestionable, pero es lo que sucede si no llamas la atención y no generas polémica. Esto es lo que hay.

Veremos qué nos depara el concurso la semana que viene, pero el tráiler ya dejó bien claro algo que se sospechaba de lejos, lo cual confirma el bueno de Cruz en el adelanto, y que no es otra cosa que estar ante los concursantes más respondones y chulos de las ocho ediciones. Y estamos al comienzo. Lamentable.

Para más inri los concursantes este año no se llevan nada bien, aunque como excepción los puñales vuelan entre los participantes masculinos, cosa que no había sucedido casi ningún año. Lo dejo como dato curioso. Ya veremos cómo acaba la cosa, pero algo me dice que peor que en La Matanza de Texas. Seguiremos informando.

5561174

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: