Tiger King – Documental Netflix – Crítica – El adictivo documental que confirma que la realidad sí supera a la ficción

serie-netflix

Mucho se está hablando del último documental de Netflix, Tiger King. Recibido con entusiasmo por la crítica especializada (94% en Rotten Tomatoes), está siendo un rotundo éxito, ofreciendo al espectador una historia real de esas que tienes que ver para creer. Y es que a veces, la realidad supera a la ficción.

El documental nos cuenta la vida de Joe Exotic, extraño sujeto amante de los tigres y propietario de un zoo (por llamarlo de alguna forma), que está encantado de haberse conocido, tiene dos maridos y muchos enemigos. Y claro, llega un momento donde todo explota, en una imposible trama de traiciones y enredos que haría las delicias de los hermanos Coen (o los hermanos Farrelly). De hecho no me extrañaría que alguien adquiriese en breve los derechos para hacer la película. Michael Keaton (o en su defecto, David Spade) para el papel principal, por favor…

La adictiva miniserie/documental consta de siete episodios, de poco más de cuarenta minutos cada uno, y la verdad es que se pasan volando y lo que se nos cuenta es tan interesante y difícil de creer, que se visualiza uno detrás de otro sin problemas (yo he tardado dos días en acabar los siete). Sí, realmente estamos ante una telenovela con un guion tan imposible que parece escrito por un chimpancé, pero lo que aquí destaca es que todo es verdad.

AAAABYjI3IGWp6ZG81rxU5Cd-iX_aTvVL9WG7bA90_LXZrwSlCBqVe0QQVG2ZT1NC2LUX7FyClUEnMxpMlY7sBnRI3oNPYzu

La verdad es que sigo preguntándome cómo han conseguido tanto material sobre su enigmático protagonista y todos los implicados, inconscientes de que se iba a tejer una bizarra trama de tigres, dinero y traiciones, digna de una película de serie B donde no hay buenos, sino más bien individuos sin escrúpulos, ya que todos los personajes que se nos presentan son de dudosa moral (y sacados de un circo de payasos).

Aunque es cierto que la figura de Exotic resulta extrañamente hipnotizante y los variopintos personajes de su alrededor no se quedan atrás, se echa en falta una denuncia más abierta y tajante ante el comercio y maltrato animal, ya que es cierto que se nos presentan un par de reflexiones, pero todo ello parece eclipsado por las raras personalidades de los protagonistas de esta historia. Creo que era una oportunidad de oro para profundizar en ese asunto, ya que es muy desagradable lo que se cuenta en la miniserie, y más si eres amante de los animales.

Tampoco se puede obviar que no todas las tramas cumplen y que hay pasajes que se podrían haber obviado (y no me refiero al pasado de Baskin, que conste en acta), pudiendo dejar el documental en cinco episodios, ya que siete quizás sea algo exagerado (curiosamente, es algo que creo que le sucede a la mayoría de series documental). Quizás otro punto negativo es el baile de años, ya que pasan de un momento a otro sin previo aviso (sobre todo en sus últimos episodios), siendo todo un tanto caótico, por lo que conviene no estar despistados ante los imposibles giros (que no son pocos) de los acontecimientos.

200330-tiger-king-carole-baskin-ew-125p_0dd4346d51964ea0375afd193b804da4.fit-760w

Y no podemos olvidar esa exposición de la América profunda, con sus derechos a las armas, su ego desorbitado o sus canciones country (atención a los videoclips de Exotic). Una delicia que pone de relieve la América de Trump.

Respecto a la calidad técnica del documental, no puedo decir mucho al respecto, más que nada porque el mismo se compone de fragmentos del programa de Joe Exotic para Internet o de entrevistas varias, así como imágenes de archivo. Creo que sus responsables estuvieron en el momento justo ante una impagable historia que les dio de repente en las narices. Nadie lo vio venir y aquí está el resultado.

La verdad es que el documental deja con ganas de más, al dejar muchos agujeros e incógnitas sin resolver, pero algo he leído de que se está revisando de nuevo el caso… Al final no queda otra que disfrutar de su rocambolesca y extravagente historia, con un sujeto tan repugnante (por el tema animal) como fascinante, unos individuos de dudosa moral (y me refiero a todos y cada uno de ellos, incluida la señora Baskin, irritante como ella sola) y una serie de sucesos dignos de una comedia de humor negro y grueso, de esas que ves en el cine con palomitas, tan inverosímiles que es imposible entrar en la historia. Pues bien, esto ha pasado, y parece que la cosa no tiene un desenlace, de momento.

En conclusión, un bizarro documental, recomendable si quieres pasar un rato entretenido y diferente, y que, sin ser ninguna maravilla (debido a los puntos negativos comentados) supone un acierto de la plataforma, al ofrecer una historia diferente y original que no dejará indiferente a nadie. Seguramente sepamos más cosas del caso en breves, y quizás Netflix se anime con otra nueva tanda de episodios si es que la cosa sigue adelante. No me importaría, porque lo que es seguro es que el documental te deja con ganas de más. Y eso no lo consigue cualquiera.

img_somartin_20200331-130426_imagenes_md_otras_fuentes_tiger_king-kWvD-U48213600675h5G-980x554@MundoDeportivo-Web

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: