La caza – The Hunt – Crítica – Una violenta sátira política tan entretenida como impredecible

portada

Se ha hablado mucho de este thriller desde que se suspendió su estreno en septiembre en Estados Unidos por relacionarlo con una serie de fatales incidentes en aquel país. Finalmente, nos ha llegado la propuesta de la productora Blumhouse, sin hacer nada de ruido (a pesar de su original campaña de marketing o del revuelo de hace unos meses) y fracasando estrepitosamente, al contrario que otras producciones del estudio (aunque es cierto que el maldito coronavirus ha tenido bastante que ver en eso).

La crítica ha sido bastante más benévola de lo esperado en un producto de estas características, y una vez vista se entiende todo, desde las polémicas (tiene sentido que Donald Trump quisiese censurarla y la culpase de todos los males…) hasta la división de opiniones. Y es que estamos ante una sátira política y violenta, con mucha mala baba, un humor negro y grueso, y unos giros imposibles que amenizan la aventura de la forma más divertida posible . Por cierto, se ha vendido como film de terror, al ser de ese estudio, pero os adelanto que no hay ni una sola pincelada del género en su ajustado metraje.

La dirección de la película funciona muy bien en los momentos violentos y de acción, aunque éstos sean menos de los deseados. La película no escatima en sangre y os aviso que es bastante explícita, pero sabíamos a lo que veníamos. También es loable su corta duración y que no aburra en ningún momento, ni siquiera en las pausas, al tener unos diálogos más que interesantes. Por cierto, quien espere una cacería al uso se va a llevar una buena decepción. Mejor dejarse llevar.

hunt-4-5e42fb34edb63-1

En cuanto al libreto, la película arranca de forma espléndida, gracias a una serie de momentos inesperados, jugando sin descanso con el espectador, hasta que aparece cierto personaje clave que le da la vuelta al asunto. A pesar de lo maravilloso que es el personaje principal, la película pierde algo de gas en su mitad, recuperando algo de chispa en su estupendo clímax, aunque también se renuncie a parte de la sorpresa y frescura mostrada hasta el momento cuando se descubre el pastel.

No estamos ante una película de cacería humana más (las hay a patadas), ya que los responsables saben jugar muy bien sus cartas, destrozando los clichés del género sin piedad alguna, y generando la constante sorpresa en el espectador. Una maravilla.

Respecto al mensaje político de la cinta, se agradece que una película de estas características quiera profundizar y ofrezca un debate moral de esta índole, y sobre todo si se hace desde el humor grueso y una mala baba digna de aplauso. Ojo a la crítica al control de armas. Y es que es un acierto quiénes son las presas en esta ocasión y quién los verdugos, mofándose la película de todos ellos, ya que son tópicos americanos dignos de una parodia, y más o menos es lo que han buscando. Que la película no se tome nada en serio a sí misma es su gran virtud. Lo celebro.

null

Del reparto destacar a una enigmática y fascinante Betty Gilpin, gran protagonista de la función, y que ofrece una actuación impredecible e hilarante. Como action hero no tiene precio, y espero que Hollywood tome nota de ello, porque es de lo mejor de la cinta. Por ahí se pasea una fugaz y convincente Hillary Swank, ganadora de dos Oscars y que se ha visto relegada a papeles de secundaria de lujo. Así es la meca del cine.

Como reflexión, decir que me parece sorprendente que el soporífero telefilm El Hombre Invisible (hago la comparación porque es de la misma productora) haya sido mucho más aplaudido y haya tenido más éxito, cuando esta propuesta es más gamberra, más divertida y mucho más inteligente, aparte de que sí da en la diana con su mensaje ácido (no como aquélla). Lo que son las cosas.

En conclusión, no estamos ante un thriller perfecto, pero sí sorprendente, entretenido y muy original, que rompe las reglas de otros films a priori similares, y que es muy inteligente al no tomarse casi nada en serio y mofarse de todo lo que tiene por delante. Una grata sorpresa que disfrutarás si te aventuras en ella abierto/a de mente y sin prejuicios de ningún tipo… y si no eres Donald Trump. A disfrutar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: