La polémica con Frozen 2 – ¿Sólo apta para niñas? ¿Elsa es lesbiana?

poryada

Se acaba de estrenar la secuela de Frozen y lo ha hecho por todo lo alto, al ser la película de animación más taquillera (a nivel mundial) de la historia y con el gran objetivo de atraer a cuantos más niños y niñas mejor. No obstante, las críticas han sido bastante frías (nunca mejor dicho) y no me extraña, ya que, como dije en mi crítica (aquí) se trata de una secuela fallida, decepcionante y muy innecesaria. Pero esa es otra historia.

Ahora es el momento de hablar de dos polémicas en torno a la película, que he estado viendo estos días y de las cuales os quiero traer mi opinión. En primer lugar, resulta que hay mucha polémica porque dicen que, tanto la primera parte como la secuela que nos ocupa, son exclusivamente para niñas (o para un público femenino).

Antes de dar mi opinión al respecto, conviene ir paso por paso. Por un lado, hubo críticas a un crítico (el colmo de los colmos) por decir en un vídeo que esta secuela encantará a las niñas pero que no es para niños, porque se aburrirán. Dejando de lado que el hombre tiene la misma expresividad y chispa que una piedra en el camino, su argumento es una falacia de aquí a Lima, y es normal que haya recibido tantos palos, porque no es cierto.

elsaanna750x400-8322e58e663a9e33001ef80b0bb1913e-600x400.jpg

Y por si eso fuera suficiente, las redes se han llenado de quejas de gente que explica que su entorno (en especial sus familias) se han burlado de ellos por querer ir a ver Frozen 2, porque según ellos (gente tóxica y estúpida donde las haya), es para niñas y eres poco hombre si quieres ver algo así y encima te gusta. Vomitivo.

Lo confirmo: tanto la primera como la segunda de Frozen son para todos los públicos, y con eso me refiero a niñas y niños, mujeres y hombres, perro y gatos, y cualquier persona que quiera disfrutar de un rato distendido y ameno, sin mayores complicaciones. Fin de la discusión.

Es muy triste que en los tiempos que corren sigamos con estas gilipolleces de colegio (aunque la mayoría vienen por parte de adultos…). Que cada uno vea lo que le dé la gana, ni más ni menos. Por lo tanto, si queréis ver la nueva entrega y recibís críticas por ello, ya sabéis: mandadlos a la mierda.

esla-9b57655

En segundo lugar, han surgido bastantes críticas porque Elsa no es lesbiana en esta secuela (o no ha dado el paso). La verdad es que esta noticia y situación me ha sorprendido bastante, ya que no me había parado a pensar en ese detalle y no he visto las mismas señales que la comunidad LGTB, ansiosa de un personaje popular para poder transmitir su mensaje (ojo, cosa que respeto).

Pues resulta que querían de estandarte a Elsa, ya que much@s de ellos veían claros indicios de su homosexualidad en la primera entrega. Yo la acabo de ver hace un par de días y nada de nada… Pero claro, si una princesa Disney no tiene novio en una película es porque es lesbiana. A lo mejor me he perdido algo, pero eso es un poco… no sé ni por donde empezar… ¿No puede ser que quiera estar soltera toda la vida? ¿Una cosa o la otra? No compro.

Pero en fin, que han tildado de cobardes a Disney, por no dar el paso. Y yo me pregunto: ¿No es mejor hacer una película con un personaje homosexual con su sexualidad clara desde el primer momento y no presuponer este tipo de cosas, sobre todo cuando las películas no se preocupan de la vida sentimental de dicho personaje?

1eb8d7ad-d549-491d-b250-36edfa7177e6-screen-shot-2018-02-28-at-33920-pm

Sí, lo sé, Disney jamás hará algo así, ni en cien años, y es tan sencillo como que son más que conscientes de que un gran sector de su público (estadounidense y de países que no aceptan muy bien el tema de la homosexualidad, como China) es católico y jamás pasaría por caja de presentarse un/a protagonista gay. Ni más ni menos.

Un secundari@ quizás sí, por qué no, pero, ¿una protagonista? ¿Y más de este calibre? Dejad de soñar. Y bueno, la buena de Elsa se habla con otro personaje femenino en esta segunda parte y ya casi todo el mundo ve lo que le da la gana. Creo que es hora de buscar tres pies al gato y no ser tan rebuscados. ¿Acaso dos mujeres adultas no pueden hablar sin que haya romance de por medio? De nuevo, no sé ni por donde empezar…

Y, sinceramente, ¿de verdad importa si Elsa es lesbiana o no? El personaje seguiría siendo exactamente el mismo, pero esa decisión estaría metida (e impuesta) con calzador, y si no se han atrevido en dos entregas, no lo harán en una tercera. Lo dicho, mejor ofrecer eso que tanto ansían algunos y algunas en una nueva propuesta, marca de la casa. Y todos contentos… o no.

En conclusión, la polémica ha rodeado a Frozen II, ya sea por cavernícolas de atapuerca que han sobrevivido millones de años sin extinguirse o por gente que ve homosexualidad donde dudo que fuese concebida por sus responsables  en ningún momento de la producción. Al final es mejor dejarse llevar por la experiencia y disfrutarla, sin más. Y dejarnos de tantas gilipolleces, que nos aburrimos mucho.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: