Mudo – Mute – Película Netflix – Crítica – No es el bodrio que se dice pero sí un producto fallido y caótico

film-noir-mute.png

A pesar de las bochornosas críticas profesionales (20% en Rotten Tomatoes) y de las opiniones populares (que la dejaron poco más que de una bazofia indefendible) tenía pendiente de visionar Mute, lo nuevo de Duncan Jones, para poder confirmar, con mis propios ojos, si estábamos ante el despropósito que se había dicho de ella.

Duncan Jones (hijo de David Bowie) es un director que saltó a la fama gracias a su ópera prima (y que ha resultado ser la mejor de su filmografía) Moon, que se convirtió en una cult movie instantánea, y que para un servidor se quedaba en un drama correcto e interesante, pero sobrevalorado. Eso sí, protagonizado por un estelar Sam Rockwell que mereció nominación al Oscar por su papel.

Luego nos trajo la también correcta Código Fuente, que no pasaba de un telefilm entretenido de sobremesa, y que no llamó mucho la atención, más que nada porque no era nada de otro aquel. A continuación se atrevió con la adaptación del videojuego Warcraft, trayendo una aberración sin sentido que ya nadie recuerda. Su peor película, de lejos.

mute-2.jpg

Después del rotundo fracaso de aquella y de las malas críticas, se ve que en Hollywood le cerraron las puertas al ex director prodigio y desde Netflix decidieron confiar en él, dejándole las riendas de otro proyecto personal suyo. La película en cuestión es la que nos ocupa.

Estrenada el año pasado en exclusiva para la plataforma, no considero que sea la basura inmunda que se dijo de ella, pero sí un proyecto fallido, caótico y muy poco recomendable, siendo un monstruo de Frankenstein que no sabe muy bien cuál es el sentido de su existencia. Pero vayamos por partes.

La dirección de Jones es seguramente lo mejor de la película, ya que está luce muy bien, gracias a esos escenarios futuristas y algunos elementos que resultan más que interesantes. No obstante, el material de partida daba para más, siendo la ambientación futurista un adorno, y si la película hubiese sucedido en la época actual el final habría sido el mismo. Es como envolver un regalo roto con un envoltorio bonito. No cuela.

MUTE_Unit_01772f1r.jpg

Y es que al bueno de Duncan se le da mejor dirigir que escribir, porque (casi) no hay por donde coger el guion. La cosa comienza bien, con un protagonista mudo con pasado, y otro que no sabes muy bien por dónde te va a salir, generando una intriga en el espectador. Son dos personajes con dos historias que, obviamente, van a juntarse en algún momento de la trama.

Aunque no es predecible lo que sucede durante el metraje, sí es bastante rutinario y decepciona, ya que podríamos haber estado ante una buena película de ciencia-ficción y misterio, y al final la cosa se queda en nada, con ideas más que cuestionables y con personajes muy mal dibujados.

El protagonista, Leo (Alexander Skarsgard), es bastante soso y carente de carisma, y no es porque sea mudo, es que se pasea toda la película de un punto a otro sin aportar mucho al conjunto. En cuanto a Cactus (Paul Rudd), resulta un antagonista interesante e impredecible, y tiene los mejores momentos del film, pero su personaje se va desinflando a medida que la película avanza. En cuanto al resto de personajes… mejor corramos un tupido velo.

paul-rudd-moustache.jpg

Y por Dios, la película dura dos horas innecesarias, sobrándole (sin exagerar) media hora, ya que se podría haber contado exactamente lo mismo en menos minutos, aunque es cierto que no hay lugar para el aburrimiento y no se abusa de las escenas existencialistas que tanto abundan en este género. Mención especial para un par de guiños a la ópera prima del realizador, que son tan curiosos como innecesarios.

Y vamos con el reparto. Alexander Skarsgard hace lo que puede con un protagonista plano y soso. No creo que salga mal parado, y se nota su esfuerzo e intensidad en muchas escenas, pero no pasará a la historia por este papel, aunque da la talla como héroe imparable.

En cuanto al genial Paul Rudd, sorprende en un personaje totalmente opuesto a lo que ha hecho hasta el momento, y sale airoso del experimento. Se agradece este impactante cambio de rol y su actuación es más que destacable, siendo de lo mejor de la cinta. Mención especial para un hilarante Justin Theroux con el papel más complejo de la película. También sorprende ese cambio de registro.

mute-film-netflix_1000x500.jpg

En conclusión: ¿Estamos ante una obra maestra que revolucionará el género y sentará cátreda para futuras generaciones? Más bien no, es más, todos la habremos olvidado en un tiempo, si es que eso no ha sucedido ya. ¿Es el bodrio infumable que se dice de ella? Tampoco, ya que tiene los suficientes elementos para que se deje ver, eso sí, rozando la mediocridad.

No me ha disgustado (esperaba el Apocalipsis), pero tampoco la puedo recomendar, y sé que la habré olvidado en breves. Por lo tanto, una vez finalizada comprendes la indignación de los espectadores que se han aventurado en este extraño y fallido experimento, que no hace más que confirmar que lo de Jones fue un espejismo y que se le endiosó antes de tiempo. Cosas que pasan.

 

 

 

 

Un comentario sobre “Mudo – Mute – Película Netflix – Crítica – No es el bodrio que se dice pero sí un producto fallido y caótico

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: