Cómo convivir contigo mismo – Living with Yourself – Serie Netflix – Crítica – Paul Rudd es lo mejor de una serie original pero irregular

living-with-yourself-poster.jpg

Paul Rudd es un actor que cae bien, haga lo que haga. Hace años que le sigo la pista, gracias a estupendas comedias como Te quiero, tío o Mal ejemplo. Obviamente ha ganado mucha más fama desde que es Ant-Man y ha participado en Endgame, que no hay que olvidar que se trata de la película más taquillera de todos los tiempos.

El caso es que es un estupendo actor (sobretodo en comedia) y desde que se anunció este curioso proyecto exclusivo para Netflix tenía bastantes ganas de visionarlo, y así ha sido. Se trata de un drama independiente (que nadie os engañe con lo de comedia) de ocho episodios de media hora de duración cada uno (aproximadamente).

Pues bien, una vez vista puedo confirmar que lo mejor de la serie es Rudd (de lejos), que con otro actor protagonista menos carismático estaríamos hablando de una serie muy menor, y que tiene una premisa original, pero cuyos responsables no saben desarrollar, quedando un producto demasiado irregular.

living-with-yourself-paul-rudd-3.jpg

La dirección de la serie cumple y se juega mucho con el montaje y los flashbacks. Como recurso no está mal y queda curioso en algunos momentos, pero se abusa del mismo casi en cada episodio, y al final la cosa pierde su gracia.

Se agradece que la serie sea corta y los episodios no superen la media hora (exceptuando el último), ya que si fuese una típica serie de 24 episodios con 40 minutos cada uno, me hubiese bajado bien pronto. Ese sistema de capítulos invita a finalizarla y es de lo más acertado.

En cuanto al guion, el punto de partida no puede ser más interesante, aunque ya fue mostrado en la infravalorada y divertida Mis dobles, mi mujer y yo. No obstante, aquí no se sabe jugar con la idea del clon y de la identidad de los personajes. Aparte que la serie se titula, textualmente, viviendo con uno mismo, pero es que los dos personajes protagonistas (Miles y su clon) apenas están juntos en toda la temporada. Si alguien le encuentra el sentido…

Living-With-Yourself-Season-1-Paul-Rudd-Aisling-Bea.jpg

También me gustaría recalcar que he visto en la serie ecos del cine de Spike Jonze y Charlie Kaufman, responsables de cintas tan surrealistas como Cómo ser John Malkovich, Adaptation o Her.

En cuanto al reparto, todos cumplen, pero quien destaca sobretodos es Rudd, gracias a la dualidad de los dos personajes que interpreta, y notándose un esfuerzo por su parte en dar distintas personalidades al mismo personaje. Sin él la serie no sería lo mismo y costaría justificar su visionado, la verdad.

Mención especial para la estupenda banda sonora. Junto a Rudd, lo mejor de la serie.

living-with-yourself-paul-rudd-netflix-series

En conclusión, estamos ante una buena idea que no se ha explotado correctamente, y que podría haber derivado en una interesante comedia pero al final se queda en un drama independiente (con algunos momentos inspirados) al que le cuesta arrancar y deja con un sabor agridulce.

La serie depende demasiado del carisma de Rudd, y acaba quedándose en tierra de nadie. No es una mediocridad pero es muy difícil recomendarla, aunque estoy seguro que encontrará su público en su historia existencialista. Eso sí, me va a costar mucho embarcarme en una posible segunda temporada. Ya veremos.

Lo mejor: Paul Rudd, la estupenda banda sonora y la duración de los episodios.

Lo peor: Idea desaprovechada y ritmo irregular.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: