Mindhunter – Serie – Crítica – Una suerte de True Detective que pierde gas a medida que avanza

32-3-600x300.jpg

En 2017 se estrenaba, a bombo y platillo la supuesta serie de David Fincher, en exclusiva para Netflix. Y digo supuesta porque el bueno de Fincher solamente dirige dos episodios, que por cierto, son los mejores.

Es una de esas series que tenía pendiente de visionar desde hacía tiempo, y no ha sido hasta el inminente anuncio de la segunda temporada cuando me he decidido a comenzarla.

Los responsables de la serie han sido muy listos (demasiado) y para atraer a más espectadores, han fichado al genial director y han vendido su obra como algo salido de su mente, cuando el señor Fincher se limita a dirigir, nada más.

Pues bien, una vez finalizados los diez episodios de la primera temporada, puedo confirmar que estamos ante una serie tan interesante como fallida, y que confirma lo que se podía sospechar de ella, que aspira a más de lo que realmente es. Pero vayamos por partes.

mindhunter2-900x600.jpg

Todo dicho sobre la dirección, ya que los episodios que más destacan son los de Fincher, y luego se nota la pérdida de ritmo y garra en el asunto, de una forma demasiado descarada, ya que se abandona el frenesí e interés del principio apostando por un tono más lento y denso, que es lo que un servidor se temía que sería la serie.

En cuanto al guion, se nota que han querido impresionar a todo el mundo, como si se tratase de la nueva True Detective (sin aquella no existiría esta), y al final se han quedado en tierra de nadie. Son muy interesantes las entrevistas a los asesinos (siendo lo mejor de la serie, sobre todo las escenas con Ed), y algunos casos tienen su interés, pero el día a día de los personajes deja bastante que desear y llega a aburrir, como por ejemplo la relación de Holden con Debbie.

Y es que los personajes están demasiado desdibujados. Holden resulta demasiado estirado y repelente (pone nervioso en más de una ocasión, cuando al principio prometía), Wendy seguro que es el icono de muchos espectadores, por ser una mujer fuerte y decidida, pero yo he visto un personaje frío, que no transmite absolutamente nada. Por suerte, tenemos al Bill Tench, que, aunque es el típico tipo rudo, con sus propios principios, al menos se puede conectar con él, no como los otros dos robots mencionados.

large_mindhunter.jpg

Del reparto se puede decir exactamente lo mismo, ya que Jonathan Groff y Anna Torv están totalmente fríos e inexpresivos (sobre todo la segunda) y es imposible conectar con ellos, aunque el primero tiene algún momento inspirado, sobre todo en las entrevistas de los últimos episodios. No son sus mejores papeles, eso seguro, al contrario que Holt McCallany, eterno secundario visto en infinidad de películas, y que le da bastantes matices a su personaje. Menos mal que la serie cuenta con él.

En conclusión, estamos ante una serie interesante y correcta, pero que aburre en demasiados momentos y que se queda en tierra de nadie, ya que venía para remover el avispero de la series, y al final la gente la recuerda porque ya llega su segunda temporada con la promesa de la entrevista a Charles Manson. Poco más hay que rascar.

Veré esa segunda temporada por curiosidad, pero creo que la serie es demasiado pretenciosa para lo que acaba siendo, y que hay otras opciones mucho más redondas y efectivas, que no este ejercicio que arranca muy bien para luego confirmar lo que parece a primera vista: una serie lenta y con poco que aportar.

32-3-600x300

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: