Los anuncios en el Cine – ¡Basta ya!

portada

Ya tenía ganas de desahogarme con este tema. Y es que ya van varios años en los que se hace insoportable ir a una sala de cine, y no es por el calor, el frío, la gente ruidosa y mal educada (que también), los precios o el servicio… no, no es por nada de eso.

Es por los anuncios que te meten con calzador antes del visionado de la película por la que has pagado. No por esos anuncios, por la película. Y es que hablamos de anuncios que, juntándolos, son más de veinte minutos (a veces llegan a treinta), y eso es una absoluta vergüenza, ya que estás obligado a verlos, la película se retrasa de su hora y se piensan los cines que no tenemos vida y planes que hacer.

Sí, en la televisión tenemos también anuncios, y entre medias (que jode más), pero la televisión es gratuita, a no ser que pagues por alguna plataforma, que no tiene anuncios (de momento), y no estamos obligados a verlos, ya que podemos huir al servicio o pasarlos rápido (bendito invento el Tivo).

Pero en los cines te los comes con palomitas, uno detrás de otro, y de todos, solamente el 30% es de trailers de películas, aunque a veces son trailers destripadores que te revientan toda la película (hola, “Hobbs y Shaw”), pero esa es otra historia.

Yo no recuerdo que antaño esto fuera así, ya que te ponían algún anuncio, unos cuantos trailers de películas, y comenzaba la película, A SU HORA. Ahora coges entradas para la sesión de las 16:00h (por ejemplo) y comienza media hora después. ¿Qué sentido tiene eso? ¿Se piensan, acaso, que somos seres tristes sin vida cuyo único objetivo es devorar anuncios como si fuésemos el protagonista de “La Naranja Mecánica”?

Ahora es exagerado, y la gente no es tonta, se da cuenta, y empieza a estar harta, como un servidor. Y encima hay anuncios… ¡¡¡que se muestran dos veces!!! Como si no hubiese tenido suficiente con la primera…

Y lo mejor es la práctica que están usando últimamente en los cines a los que voy. Resulta que, con las luces encendidas, echan dos trailers de películas, apagan las luces (por fin), echan veinte anuncios, y empieza la película, como si esas películas promocionadas no importasen y sí los anuncios por los que, obviamente, el cine ha cobrado más.

Y es que al final el cine es un sponsor, y se pasan de la raya, con anuncios abusivos superiores a los de la televisión, que ya es decir. Pues si estoy obligado a ver esos anuncios, dadme un porcentaje de los ingresos o rebajadme la entrada, porque yo he pagado por la película, no para que me torturéis con anuncios de coches o de la nueva Fanta. Ni me voy a comprar un puto coche ni voy a probar la nueva Fanta, así que dejadme en paz, cojones.

En fin, que los cines se están pasando, y hasta que unos cuantos no nos quejemos, seguirán abusando de nuestra paciencia, y haciéndonos perder nuestro precioso tiempo (es lo más valioso de la vida, aparte de los seres queridos). Basta ya, dos o tres anuncios vale, pero la media hora que me robáis ya nadie me la va a devolver, y si pago por una película a las 16h, quiero que empiece, o a esa hora o a las 16:10, como tarde. No hay excusas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: