Aladdin – Crítica (Sin Spoilers) – Un remake innecesario

alladin-netflix-2019-disney.jpg

Pues ya está entre nosotros, después de algunas polémicas (entorno a las primeras fotos y trailers), el remake en acción real del clásico de Disney “Aladdin” (del cual os di mi opinión aquí), que era y es una maravilla, y una de las mejores películas de dicha productora.

Era un reto complicado igualar el antecedente (lo de superar ya es imposible), y los (fallidos) intentos anteriores (con esta absurda moda de rodar en acción real clásicos Disney que no necesitan actualización ninguna), no auguraban nada bueno. La verdad es que muchos esperaban (me incluyo) una catástrofe, visto lo visto.

No obstante, las críticas no han sido tan negativas como cabría esperar (regulares más bien), y de momento es un éxito en la taquilla (aunque dudo que logre recuperar su desorbitado presupuesto en suelo estadounidense). Pues bien, ahora toca dar mi opinión. Pero como siempre, mejor ir por partes, que hay mucha tela que cortar.

AL-10273Rsm-1024x659.jpg

La elección de mi querido Guy Ritchie (uno de mis directores favoritos, aunque más bien por sus primeros trabajos, ya que ahora ya no hay quien lo reconozca), como director de la cinta fue una apuesta arriesgada por parte de Disney, y es obvio que se dejaron llevar por su éxito en la saga de Sherlock Holmes (que en un par de años tendrá nueva entrega), pero es obvio que si llegan a ver sus últimos fracasos (como el de la infravalorada “Rey Arturo”, que no era nada del otro mundo, pero tampoco tan mala como se ha dicho de ella), no hubiesen confiado en él ni por asomo.

Una cosa es segura, se nota que se ha rendido a los mandatos del estudio, porque no se aprecia su personalidad y su buen hacer en un solo fotograma de la cinta. Ni su mala baba ni su ritmo frenético asoman en ningún minuto, aunque se puede entender porque estamos ante una cinta familiar. Por lo tanto, una dirección que no aporta nada y se queda en tierra de nadie.

También es seguro que Ritchie ha sido muy torpe al haber gastado la friolera de 185 millones de dólares (que se dice pronto), cuando estos no lucen jamás en pantalla (y que nadie espere por el final a cierta serpiente, ya que el clímax tampoco cumple), con unos efectos especiales que nunca están a la altura (aunque tampoco dañan a la vista), y unos diseños y escenarios muy mejorables. Yo no volvería a confiarle una producción de esta magnitud, eso seguro, porque todo luce como si hubiese costado la mitad, siendo generosos.

aladdin-genie-will-smith-1162595.jpeg

Por otro lado, tenemos el guion. Tan sencillo como decir que las aportaciones originales se quedan en tierra de nadie (nuevas canciones, nuevos personajes, bailes, y demás…) y la desaparición de grandes momentos de la cinta animada son una puñalada al corazón del fan. Por ejemplo, se pierde la fuerza e inquietud del inicio del clásico animado. Puedo entender que tuviesen que recortar cosas, pero os aseguro que han quitado y juntado muchas que le restan garra al conjunto y hacen añorar la original en casi cada momento.

Y bueno, luego tenemos a los personajes… Ninguno de ellos está jamás a la altura de los animados, pero es que hay casos bochornosos. Por un lado, tenemos a Aladdin, al que le falta la astucia y humor del original (que era un personaje redondo), aunque el actor hace lo que puede y no es tan flojo como se podía intuir al principio, pero poco que ver un personaje con otro, ya que este es mucho más torpe e inocente, por lo tanto, con menos gracia.

Luego tenemos a Jasmín, con un buen trabajo de la actriz, pero que tampoco tiene la fuerza de la original. Y qué decir del Sultán… Mientras que en la de Disney era un bonachón entrañable, en esta es un individuo serio, y que apenas aporta nada a la cinta. Luego tenemos a unos Iago y Abu digitales, y sin alma o gracia, al contrario que en la cinta original, donde aportaban mucho al conjunto final. Aquí no tienen gracia ni se les coge cariño, lo cual es un sacrilegio.

Mena-Massoud-y-Marwan-Kenzari-en-Aladdin-2019.jpg

Pero quien se lleva la palma de la mediocridad es el villano, Jafar, en uno de los peores errores de casting de la historia. No me creo que no haya mejores actores que puedan dotar de el carisma, mala baba y sarcasmo que sí tenía el villano de Disney. Quizás la culpa también sea del guion, al despreciar al villano de la función (porque no puede estar peor dibujado, y me refiero a su personalidad), cuando era un elemento importante de la original, pero es que el actor actúa con desgana y no tiene gracia ninguna, siendo una actuación plana y que es mejor olvidar. Yo le daba el premio Razzie (anti-oscar) de este año, sin dudarlo. Lamentable es poco.

Y por último, pero no menos importante, tenemos a Will Smith como el Genio. La sombra de Robin Williams (o Josema Yuste en España) es demasiado alargada, y era imposible superar el material original. Will Smith siempre ha sido un actor con carisma, y se nota un esfuerzo y dedicación por ofrecer un Genio digno, pero jamás está a la altura del original, aunque, sin duda, estamos ante lo mejor de la película (gracias a su mencionado carisma y sentido del humor, algo que le falta a la película, y mucho), y lo más logrado, que tampoco era muy difícil, por otro lado.

En cuanto a la banda sonora, se repiten las mismas canciones (lo cual no me parece mal), pero (debido a la floja dirección), jamás están a la altura de las originales (son mucho más impresionantes y logradas en la original… y hablamos de una producción de hace treinta años), y las nuevas aportaciones musicales no aportan absolutamente nada, es más, hay una por el final que provoca vergüenza ajena y está metida con calzador.

Aladdin-2019-Mena-Massoud-y-Will-Smith.jpg

Sin lugar a dudas, estamos ante una floja adaptación y un producto fallido y olvidable, aunque entretenido, pero que no aporta nada al clásico original. Y es que los añadidos dejan mucho que desear (es más, se los podrían haber ahorrado, porque la película dura casi dos horas y se hace larga), cortan partes imprescindibles (que comentaría, pero no sé si es hacer spoiler), le falta humor y le sobra seriedad a la cinta, y dejan un sabor agridulce, ya que el material original era muy potente y podría haber dado más de sí.

Se nota que quieren contentar al público que disfrutó con la cinta original, pero creo que la verdadera función de estos remakes, debería ser llegar a un nuevo público, no repetir lo mismo (aunque con los mencionados recortes, ya que si vas a copiar, al menos hazlo bien) y añadir cosas intrascendentes que lo único que haces es alargar la duración.

En conclusión, si no has visto la original quizás seas sorprendido, pero si no es el caso, te la puedes ahorrar, ya que jamás está ni a la mitad de lo logrado por la original, y no aporta nada interesante. No obstante, no es el despropósito que muchos auguraban, y se deja ver, sin ser un producto mediocre, pero sí olvidable y muy mejorable. Ni una cosa ni la otra. Y por favor, que acabe ya esta horrible moda…

alladin-netflix-2019-disney

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: