High Flying Bird – Película Netflix – Crítica – Steven Soderbergh dirige una película sobre la NBA con un iPhone

high-flying-bird.jpg

No sabía nada de este proyecto, que es otra exclusiva de Netflix y está dirigida por el inclasificable Steven Soderbergh con un iPhone. Y no, no es broma.

Me ha llamado la atención la premisa de la película y he decidido arriesgarme con esta rareza sobre el mundo del baloncesto en los Estados Unidos. Sí se sabe un poco de la carrera del director (capaz de películas estimables como “Traffic” por la que ganó un Oscar, pero también de bodrios olvidables como “El buen alemán”), se conoce su afición a experimentar con sus películas (sobre todo en los últimos años).

Es un director que es capaz de traer cualquier cosa, lo cual lo convierte en un valiente… y en un inconsciente (y pedante, en no pocas ocasiones), que muchas veces deja al personal insatisfecho. Para mí, tiene alguna película destacable (como la mencionada), pero es el rey de la intrascendencia, porque sus últimos trabajos te dejan tibio y con la sensación de haber visto un trabajo frío y sin alma, con los ejemplos de “Contagio” o la olvidable “Indomable”, que aún no se que pretendía el director, de verdad (de la criticada “Solaris” no hablaré porque jamás me he atrevido a visionarla).

Pues bien, ahora nos trae este nuevo experimento, rodado con un iPhone, y que, asombrosamente, luce mejor que muchas otras películas aplaudidas y reconocidas por la crítica. No se si su iPhone es del futuro o un último modelo que todavía no ha salido al mercado, pero la película luce muy bien, y tiene planos muy interesantes, sin resultar, en ningún momento, un producto mediocre. Por ahí, bien.

HIGH_FLYING_BIRD_04.jpg

En cuanto al guion (que no es de Soderbergh), es tan entretenido como confuso en algunas partes, ya que a las películas deportivas “Made in Usa” se les olvida que el resto del mundo (y más si no sabes nada de deportes), no conocemos muchos conceptos y movimientos (y me refiero a los negocios), por lo que cuesta estar metido en la historia, aunque los personajes (sobre todo el protagonista) y diálogos están muy logrados.

También es un acierto la escasa duración de la película (ochenta minutos), ya que no hacía falta contar mucho más, y está todo bien hilado (a pesar de la confusión comentada).

Respecto al reparto, están todos bien (algunos mejores que otros), pero quien destaca es André Holland (visto en “Moonlight”) con un personaje agraciado y muy interesante, que escupe oro y deja con ganas de más. Lo mejor de la película, de lejos.

En conclusión, estamos ante una película interesante, que mezcla un guion entretenido (y no pedante) con una dirección experimental, en una fusión tan interesante como fallida, ya que la película deja la sensación de que podría haber dado más de sí. No obstante, si te gusta el director y el mundo de la NBA, te la recomiendo. Al menos no es una perdida de tiempo.

high_flying_bird_netflix_ringer.0.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: