Roma – Crítica (Sin Spoilers) – No es la mejor película del año, es la más sobrevalorada

aef6fd8893ee6267cd36c12a1961fc627cea7a7b.jpg

No soy un crítico de cine. Conviene dejarlo claro antes de que decidas leer esta opinión de un humilde y entusiasta cinéfilo. Si me has leído en más críticas de esta web, sabrás que suelo ir a contracorriente y que, lo que encontrarás aquí, es una opinión distinta de las demás y lo más sincera posible, ya que lo fácil sería aplaudir la cinta y librarme de los (predecibles) palos como si no la hubiese entendido o estuviera a un nivel intelectual más bajo.

Digo esto porque, la cinta que nos ocupa, es considerada por muchos la mejor película de este año 2018, que en breves llegará a su fin. He leído muchas críticas de la mismo, asegurando que, no sólo es lo mejor del año, sino que, además, es una de las mejores películas de la década. Ya os confirmo que estamos ante una de las mayores falacias de la historia (cinematográfica, claro).

La película ha tenido un estreno limitado en cines, ya que es una exclusividad de Netflix , que este año han arrasado, con películas llamativas como “Crónicas de Navidad” (crítica aquí) o lo nuevo de los Hermanos Coen (crítica aquí), por citar dos ejemplos. Pocos le pueden toser, eso está claro.

ROMA.jpg

La película ya ha sido nominada a varios Globos de Oro (entre ellos “Mejor película de habla no inglesa”, porque la película es en español de México), y seguramente repita en los Oscars.

La película está dirigida por Alfonso Cuarón, director de la (también) sobrevalorada (que no mala) “Gravity”, la dura y necesaria “Hijos de los Hombres”, o la mejor de su filmografía, y una de las mejores de la saga, “Harry Potter y el prisionero de Azkaban” (que hizo como encargo pero le quedó estupenda). Su cine te puede gustar más o menos, pero es irreprochable que es un director que toca varios géneros (es decir, no se estanca, como muchos otros) y que sabe mover la cámara. Las cosas como son.

En esta ocasión, ha querido rendir un homenaje al papel de la sirvienta del hogar, en el marco de la década de los 70 en México, para contarnos el día a día de su protagonista, Cleo, que se encarga de mantener y cuidar a los niños de un matrimonio de bien. Y todo ello rodado en blanco y negro, como si eso ya te diese algún prestigio o valor extra. Voy a grabar a mi perra paseando en el parque, en blanco y negro y con hojas a cámara lenta, para ver si cuela…

MV5BMzFkZWY4MDAtZDAxNi00Y2VkLThhZDktNTliZTAwOTM0NDcyXkEyXkFqcGdeQXVyMTA2ODMzMDU@._V1_

En fin, Cuarón es consciente de lo que hace y nos ofrece, y la película (que no las críticas a su alrededor), es el día a día de la citada sirvienta. Ni más ni menos. El que espere otra cosa se ha equivocado de película. Y ojo, que son dos (eternas) horas en las que pocas cosas relevantes suceden. Sí, hay algún momento de tensión o impactante, pero el resto es lo cotidiano de una familia en México. Es como si me meto a grabar a una familia, a ver su día a día. ¿Interesante? Lo dudo…

Una especia de “cinéma vérité” que ha encandilado a los críticos pero que, estoy seguro, habrá dejado estupefactos a los espectadores (de Netflix y otros) que hayan apostado por esta propuesta, sobre todo si se han guiado por las desproporcionadas críticas. Y es que los críticos de cine escriben como si el lector fueron ellos mismos y se olvidan de los gustos del consumidor, y de ahí la eterna batalla “crítica vs público”.

Dejando eso de lado, la dirección de Cuarón es correcta y muy lograda en algunos momentos (sobre todo fotografía, que también es cosa suya). El guion es simple y pocas cosas destacan. El reparto cumple (aunque nunca maravillando como dicen algunos, tampoco la gran protagonista), y el resto de elementos técnicos, bien, gracias.

15448177618717

Y poco más se me ocurre decir, ante una película simple y plana, a la que a un servidor le ha dejado una sensación de decepción e incredulidad, ante la llamada “Mejor película del año”. No os llevéis a engaño y no hagáis caso a los críticos. Seguramente esta sea la única crítica negativa que encontréis (porque quizás sea el único con valentía para decirlo), pero vedla y juzgadla vosotros mismos.

Es otro de esos momentos en los que dudo de haber visto la misma película que lo demás, porque me ha dejado frío y vacío… por mucho que este rodado todo en blanco y negro y con buena fotografía. La película más sobrevalorada del año… pero de lejos.

maxresdefault

6 comentarios sobre “Roma – Crítica (Sin Spoilers) – No es la mejor película del año, es la más sobrevalorada

Agrega el tuyo

  1. Todavía no la he visto, pero me da que es una de esas pelis intimistas en las que tienes que prestar atención a los pequeños detalles para disfrutarla, en los que se sacan a relucir las diferencias entre ricos y pobres en un país como México además de cómo estas repercuten en las relaciones sociales. El planteamiento me recuerda un poco a Los Santos Inocentes (1984) de Mario Camus, solo que esta (yo no entiendo mucho de cine pero es lo que percibo) en mi opinión es mucho menos lenta y no se anda con tanta sutileza ni necesita adoptar un filtro monocromo para decirte que lo que vas a ver es muy serio y dramático.

    Tendré que verla para decir si es realmente es tan pretenciosa. No tiene pinta de ser mala en absoluto, se ve interesante, pero de ahí a que la quieran poner como la mejor película de la década me parece una exageración.

    Le gusta a 1 persona

  2. Roma es una película sobrevalorada, pretenciosa y pedante que sólo los snobs cinéfilos hipsters del cine ponen en pedestal. Historia simplona, guión atroz, y la cinematografía que muchos alaban tampoco es para tanto; decía Cuarón que quería un Blanco y Negro “digital”, pero con su Blanco y Negro nunca sentí que me llevara al pasado, lo único que sentía al ver la película era precisamente lo que es: una película situada en los 70s pero hecha en el 2018. Ni qué decir de la sobreexposición de blancos a lo largo de toda la película. De la edición ni hablar, fatal. Por otro lado, Roma es un gran caso de estudio de como se mueven los intereses en la industria del cine, pues Netflix invirtió más de 30 millones de dólares (más de los 15 que costó la película) en promocionar y hacer campaña a favor de Roma dentro de la industria; al grado de contratar, incluso, a Lisa Taback -que hacía las mismas labores para el ahora tristemente célebre Harvey Weinstein. Netflix quería ganar Mejor Película con Roma, se diseñó todo desde un principio con Cuarón para que así fuese y tener una influencia sin cuestionamientos de la plataforma del streaming sobre los estudios, la distribución y cadenas de cine. La estrategia fue la siguiente:

    1.- Aprovechar los tiempos políticos que atravesamos. Cuarón hasta mandó a Yalitza a hacer sesión de fotos frente al muro fronterizo.
    2.- Aprovechar la agenda políticamente correcta e incluyente de Hollywood.
    3.- Hacer una película de arte y poética, en Blanco y Negro para darle ese toque de “exquisitez cinematográfica” del que seguramente críticos y medios adorarían y que les daría la excusa perfecta para presumir sus dizque vastos conocimientos cinematográficos y por ende darle un valor especial a la película por encima de las demás. Y con temática mexicana para también aprovechar ese consumismo derivado del patriotismo mexicano; muy pasional, redituable, y que sin duda elevaría la publicidad por sí mismo.

    Con todo esto no podían fallar, ¿cómo no enamorarse de una película con temática mexicana, nostálgica, en Blanco y Negro, donde la protagonista es una indígena que nunca había actuado antes? Por poco y se salen con la suya pero la soberbia de Neflix, Cuarón y el incesante lobbying que hicieron dentro de la industria por meses previo a los Óscares para que votaran a favor de Roma les salió contraproducente. Seguramente esto hizo que muchos miembros de la Academia vieran a Roma como lo que realmente es y fue: un proyecto timador desde un principio. Todos esos regalitos a críticos, viajes en primera clase, anuncios, pagos para que hablaran de Roma en tanto programa de TV, etc, todo fue en vano. Personalmente me alegra que Roma no hubiera ganado Mejor Película; Cuarón y Netflix habrán timado a medio mundo con su “joya” hecha a la medida, pero a mi no.

    Me gusta

      1. Gracias… no muchos han tenido el valor para ir contra la corriente en cuanto a Roma se refiere, pero tú lo hiciste. No se puede decir nada malo de la película porque luego te quieren linchar. Por cierto, busca en las redes sociales “Galo Olivares”, quién debió tener crédito en la cinematografía (que como ya mencioné para mi tampoco es la gran cosa). A lo mejor ya estás al tanto de lo que está pasando pero a final de cuentas exhibe el ego de Cuarón al ni siquiera reconocer el trabajo que hizo Galo Olivares ni mencionarlo en los Óscares. No sería la primera vez que Cuarón hace algo así, alguna vez quiso tomar crédito por un trabajo de edición cuando ni siquiera tocó la computadora. Saludos.

        Me gusta

Responder a ocioworld Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: